El Valencia busca ceder a su jugador Rami, debido a declaraciones del jugador contra sus compañeros, llamandolos “pelotas”

La ley  ampara al jugador como trabajador del Club. La intención del Valencia era imponer una sanción ejemplar a Rami, sin embargo, la organización AFE a través de su presidente  Luis Manuel Rubiales informo al club las limitantes para castigar al jugador.

En el articulo 5 del Convenio colectivo de la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles), referente a sanciones, está sin vigencia debido a la demanda impuesta contra el convenio por la LFP.

El club sólo ha suspendido al defensas por un periodo máximo de diez días, por lo que tendrá que regresar a ponerse a las ordenes de su entrenador.

Existe una protección para el jugador denominada “ocupación efectiva”, por lo que el entrenador tendrá que tenerlo en el equipo aunque ha declarado no desear ver a Rami entrenando.

Los abogados de Rami argumentan:

La decisión de suspenderlo diez días es excesiva.

El jugador NO cometió injuria, por lo que NO es falta muy grave.

También mencionan con gran énfasis que la postura del club atenta contra la imagen del jugador, por lo que podría provocar entre otras cosas, que se devalué en el mercado e incluso no ser convocado por Deschamps para representar a Francia.