¿Suena bastante extraño que Tupperware y Warhol convergen en un mismo sitio no?, pero hay una muy buena razón para esto.

El arte Pop y la exposición Diseño de Barbican, pone la misma importancia en el diseño y obras de arte para explorar el diálogo desde finales de 1950 a principios de 1970 entre ellos. Esta es la razón por la cual desde el pasado 22 octubre al 9 febrero, 2014, estarán en el Barbican Art Gallery con su exposición de diseño del arte pop, todo en pro a que el público joven sepa que en su momento las tapas de los productos de Tupperware fueron el futuro ya que sin ellas los alimentos, simplemente no duraban sin descomponerse. “Ese fue el futuro”, dijo Catherine Ince, que explica la inclusión de Tupperware en un espectáculo de apertura al Barbican de Londres el martes. “Fue un cambio emocionante en la vida doméstica. Había un gran optimismo y la sensación de potencial que se puede ver en estos, los productos nacionales es muy común.” Así que bueno pues los grandes también disfrutan de ver y recordar tal vez cuando mamá colocaba fruta dentro de esos embalajes de plástico con colores extraordinarios que nos hacían disfrutar un buen rato.

En la planta baja de la Tupperware está el primer equipo italiano, una Olivetti Elea 9003 de 1959, diseñada por Ettore Sottsass y Tomás Maldonado. Décadas antes de  Apple, que estaban tratando de hacer que la tecnología de punta fuese hermosa.

El ordenador y Tupperware están entre 200 obras de 70 artistas y diseñadores que se encuentran expuestos en lo que es el primer gran show para explorar el diálogo entre el diseño y el arte pop de la década de 1950 a principios de 1970.

Ince, quien es comisariado de la exposición del Barbican, dijo que mostró obras de diseño en igualdad de condiciones con las grandes obras de arte. “A veces vienen de lugares muy diferentes pero que encuentran que los métodos y las motivaciones de los profesionales son los mismos, sobre todo en este período, y eso es lo que la exposición está tratando de sacar.”

El espectáculo comenzó en el Museo de Diseño Vitra en Alemania y llega a la Barbican con un mayor enfoque en artistas británicos y diseñadores, que lo hace bastante suculento.

Ha habido otros ajustes, como muestra el trabajo de mujeres artistas en una sección llamada El Fetiche, que también cuenta con una de las sillas eróticas de las mujeres como muebles de Allen Jones. Ince dijo que entendía por qué las personas tienen reacciones fuertes a la pieza pero disfrutaron el lado cómico a la misma y la señaló como “exquisitamente hecha en cuero, como  es que los pantalones son hechos. Disfruto más el material de estética y conceptual.”

Al lado de él se encuentra una pintura al óleo de una mujer comiendo un helado, por Evelyne Axell de 1964, deliberadamente allí para demostrar que las mujeres artistas exploraban los mismos sujetos de placer femenino y la sexualidad. “Para mí era importante presentar un contrapunto a la mirada masculina”, dijo Ince. “Para demostrar que había mujeres que se exploran a sí mismas.”

Otras mujeres se incluyen, en lo que fue una especie de movimiento de los clubes de chicos y se incluyen en el programa, Pauline Boty, Jann Haworth, Carol McNicoll, Elaine Sturtevant y Judy Chicago.

La muestra abarca desde el arte a la moda, la tecnología y el mobiliario, también un vestido de 1965 por Stephen Willats llamados Hojas variables, Ejemplo n º 2 , que el usuario podría configurar de nuevo o añadir paneles de PVC de colores para que cambie en función de su estado de ánimo.

Hay obras de los titanes EE.UU. del arte pop, como  Roy Lichtenstein y Andy Warhol , junto a sus predecesores británicos y contrapartes Richard Hamilton y Peter Blake.

Curadores de la demostración esperan que los visitantes podrán ver una nueva faceta del arte pop, posiblemente el más influyente movimiento de arte de posguerra. La exposición muestra lo importante que el diseño era en su éxito y popularidad. “Una razón por la que la temática del arte pop aguanta es porque es tan accesible … es digerible y comprensible”, dijo Ince. “Eso no quiere decir que no es a la vez subjetivo y complejo” y por supuesto estoy totalmente de acuerdo con su punto de vista.