POR GABO MONTERRUBIO


El día de mañana, todos los mexicanos estaremos sufriendo.

He escuchado muchos “mexicanos” decir que ojalá que México no califique al mundial… cada quien tiene su opinión.

He escuchado argumentos como: “¿para qué vamos? Si sólo vamos a hacer el ridículo!” también he escuchado “Si no calificamos las Televisoras y los monopolios van a aprender”.

No existen argumentos tontos. Existe gente pendeja.

¿Por qué creo que todos los mexicanos vamos a sufrir mañana?

Vamos a sufrir por crudos y por desvelados. Si gana México, deberíamos tomar tequila como si existiera un mañana, inundar el Ángel de la Independencia con canticos de “Cielito Lindo” y mas que nada estar orgullosos de ser oriundos de un país que no se rinde y pelea hasta con su último aliento.

Suframos las consecuencias de un festejo merecido.

Suframos el cansancio de la euforia.

Suframos las repercusiones de la victoria.

Dicen que ya no somos el gigante de CONCACAF. Yo digo que cuando los grandes caen mas dura es la caída… pero cuidado con el pendejo que se ponga enfrente cuando un grande se levanta.

Señores y señoras, no somos grandes. Somos enormes. Somos mexicanos. Orgullosos y valientes.

Cuando el mundo dice que es imposible nosotros gritamos SI SE PUEDE.

Hoy México juega a matar o morir.

México lindo y querido, si ha de morir mi sueño y esperanza de verte levantar la copa del mundo.

Que digan que estoy dormido…