El nuevo y famoso videojuego adaptado de la versión original a cargo de el estudiante estadounidense Josh Goldberg, es ilegal pues viola la propiedad intelectual de sus creadores originales.

La compañía NINTENDO goza de la totalidad los derechos sobre el videojuego, y argumentan jamás haber otorgado permiso a el joven, además de ser partidario de el respeto a las creaciones intelectuales ajenas:

“Nintendo respeta los derechos de propiedad intelectual de otras empresas, y a su vez espera que otros respeten la nuestra también”

“Nintendo busca la eliminación de estos contenidos ya que actuamos vigorosamente contra la violación de nuestros derechos de propiedad intelectual”.

La adaptación del videojuego además de contar con las características básicas del concepto original, incluye nuevas como el hecho de elegir niveles o crear nuevos, ya que el software es libre y quien desee lo puede modificar a su gusto.

Dentro de los argumentos del creador de ésta “obra derivada” o del “plagio” cual sea el sentido que se le quiera dar, se encuentran: El haberlo hecho por mero gusto, pues no planeaba tener la difusión que ha alcanzado, y por otro lado, el hecho de que el videojuego en ocasiones queda obsoleto, pues las consolas originales para jugarlo ya no son utilizadas ni por las generaciones que los vieron nacer.

Es tan popular que recibe 300, 000 visitas únicas a diario.

Los plazos que contempla la ley estadounidense para el copyright ha aumentado a lo largo de la historia los años de protección, por lo que  el videojuego titulado “Super Mario Brothers” registrado como marca en EEUU hace 28 años, le quedan muchos años, pues la ley aumento a 95 años la protección, es decir hasta 2082.