Fue en Febrero de éste año que entró en vigor el Protocolo de Madrid en México, mismo que ofrece al propietario de una marca la posibilidad de protegerla en varios países.

La protección se logra mediante la presentación de una solicitud única directamente en las oficinas del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), que fungirá como “órgano de origen”, pues será el que presente la solicitud, una vez revisada, ante la oficina regional de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Los Tratados: Arreglo de Madrid (1891) y del Protocolo de Madrid (1989) crean el Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas administrado por la Oficina Internacional de la OMPI, con sede en Ginebra, Suiza, que simplifica en gran medida la gestión posterior de la marca, ya que con un solo trámite administrativo se pueden inscribir cambios ulteriores o renovar el registro. También facilita la designación posterior de otros países.

En México…

El 25 de abril de 2012, el Senado de la República aprobó la adhesión de México al Protocolo Concerniente al Arreglo de Madrid relativo al registro internacional de marcas. El instrumento de adhesión fue depositado ante la OMPI el  19 de noviembre del mismo año, entrando en vigor  a partir del 19 de febrero de 2013.

En México se registraban marcas simplemente por ser exitosas y después quienes llegaban al país tenían que pagar grandes cantidades para registrar o para recomprar una marca que era de ellos. El instrumento fortalecerá la atracción de inversión extranjera a México.

En el Acuerdo se establece que toda solicitud, petición o promoción relativa al Protocolo de Madrid que se presente ante el IMPI deberá cumplir con las formalidades y directrices establecidas por el Protocolo, el Reglamento Común y la Oficina Internacional de la OMPI.