POR GABO MONTERRUBIO

Es prácticamente imposible que un equipo mantenga una trayectoria perfecta, eso no significa que no sea un “equipo perfecto”

España, actual monarca del futbol mundial tuvo un descalabro ante Suiza en la fase de grupos del mundial pasado para posteriormente tener una racha perfecta hasta erguirse como campeón del mundo.

La trayectoria no fue perfecta.

El equipo fue perfecto.

En una trayectoria perfecta no existe la derrota.

Un equipo perfecto puede perder pero se mantiene unido y humilde.

La palabra clave de esta aseveración es: “equipo”, pues la perfección es la consecuencia de la excelencia.

Un excelente equipo no es un equipo perfecto y viceversa.

España siempre se mantuvo unido. Aprendió de sus derrotas. Crecieron juntos (física y mentalmente). Por encima de todo, España, sabía que estaba representando el corazón de toda una nación, y por y para ella, mantuvieron una unidad y coraje buscando el bien mayor: la victoria.

Me dueles México.

Terco. Obstinado. Sin esfuerzo. Rendido.

Einstein dijo:

“La Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”

Chicharito, estas loco. Layun, Ayala, Aquino, Márquez, Torres, Peña, Zavala, Giménez, Jiménez, Dos Santos, Brizuela y Peralta están locos.

Vucetich, estas loco… y pendejo.


Mismo equipo (bueno, con 2 o 3 cambios que realmente no sirvieron de nada).


Mismo esquema.


Misma actitud.


Misma entrega.


Mismos resultados.

Tenemos oportunidad gracias a que Estados Unidos nunca se rindió (a diferencia de nuestra selección).

EUA mostró que, a pesar de no necesitar ganar, jamás hay que rendirse.

México mostró que desde que entran a la cancha están derrotados y que quieren resultados diferentes con las mismos actos. México tiene el hábito de ganar con el mínimo esfuerzo.

Me dueles Selección Nacional. Me duele tu terquedad para no aprender de tus errores y tus hábitos de mediocridad. Me duele tu  obstinación y tu ego.

Me duele creer en ti. Me duele saber que eres inferior a rivales que he minimizado toda mi vida.

Pero lo que mas me duele es verte rendido.

Pudiste escoger el habito de la excelencia que eventualmente te lleva a ser un “equipo perfecto”.

Pudiste confiar en los jóvenes mexicanos con hambre de triunfo.

Pudiste ser muchas cosas.

Pero hoy no mostraste las ganas de ir al mundial que mostró Panamá. Si ganara el esfuerzo y coraje serías el peor de CONCACAF. Hoy me avergüenzo de mis representantes futbolistas ante el mundo.

Que bueno que matemáticamente EUA nos regalo el boleto. Lo celebro.

Que lástima que un medio boleto a la copa del mundo se desperdicie en un equipo que según sus acciones y coraje, pareciera que no quiere ir.

Hoy la selección mexicana es la antítesis de un “equipo perfecto” y lamentablemente no se ven las ganas de serlo.

Hoy el Medio Boleto que tiene México para ir al mundial es medio boleto tirado a la basura.