Una instalación del artista japonés Osaka Onishi que nos muestra un trozo de lo crudo y hermoso que puede mostrarse la naturaleza.

Con sede en Osaka, Onishi describe su maravilloso proceso de diseño de la instalación situada en Takashi Kuroyanagi y el artista  Onishi dice:  “Yo no hago piezas elaboradas. La forma en que trabajo es la aplicación de un tratamiento a las formas existentes “.

Ramas de árboles que cuelgan hacia abajo desde el techo rociadas con pegamento caliente tal como sucede con la tela de una araña y esta se cubre con líquido cristalizado, así, Yasuaki Onishi, convirtió el Centro de Arte de Kioto en un bosque de hielo.

En anteriores exposiciones como por ejemplo sus trabajos de arte onírico, Onishi, con el uso de materiales en excesos simples, ha logrado cautivar a su audiencia que queda encantada por la belleza de sus obras y el “Vertical Emptiness” no es la excepción, “Reverse of Volume” fue igual de bien recibida que se exhibió en la galería de Rice en Houston, que fue hecha con tiras de cola negra suspendidas una sábana blanca diáfana volando por los aires, entre otros trabajos más que ha dejado con buen sabor de boca a los visitantes.

Onishi también está participando actualmente en “Rokko Meets Art”, un festival de arte al aire libre en el monte Rokko cerca de Kobe, Japón, así que si es que tienes una visita por ese país, es una parada bastante recomendable.  

Onishi Yasuaki – vertical emptiness from Kuroyanagi Takashi on Vimeo.