Ya basta de mitos en esta sociedad moderna. La música, los artistas, la cultura, el espectador, ninguno se ve afectado por la mal llamada Piratería. El gran problema que los artistas musicales han tenido a lo largo de la historia es la falta de difusión de sus obras, por lo que se acercaban a las compañías discográficas para que, además de grabar sus canciones en un material que permitiera su reproducción, diera a conocer por  todos los medios disponibles tanto al artista o grupo musical, como el álbum grabado.

El paradigma está cambiando; antes, la sensación de no poder disponer de la música, es decir, escuchar la canción cuando se desee, era la base sobre la cual la Industria Musical edificó sus rascacielos. Al desear tener la canción, se pagaba por un casette, disco, vinil.

En la actualidad, la raíz del nuevo  mundo musical, es la Difusión Global. Con la llegada de internet, el problema ha sido resuelto, ahora la sensación  es diferente, acceso a toda la música, difusión indiscriminada sin ser necesario más que un dispositivo con acceso a internet, banda ancha respetable, unas buenas bocinas y a gozar de las caricias al oído… La música, la primera arte en liberarse….

En una famosa publicacion en internet por parte de un musico titulada “Por favor pirateen mis canciones”, Ignacio Escolar, que aparte de hacer música es periodista, habla acerca de los “problemas” para los músicos por el intercambio de archivos por el internet, traigo para el lector algunas de las palabras del músico:

“La distribución gratuita de las canciones por Internet no terminará con la creación musical, pero espero que sí lo haga con los abusivos tratos que impone la industria discográfica. El mp3, Napster o Gnutella tampoco van a acabar con la música. Ni con la mía ni con la de nadie. Les aseguro que, afortunadamente, puedo prescindir de las 14.000 pesetas mensuales que generan mis derechos de autor y mis royalties.”

Entonces el público mundial ofrece reconocimiento a los artistas o grupos de música que más le llenen el oído, no bajo la influencia de los medios de comunicación mediáticos de los cuales se valen las compañías discográficas, que lo más que hacen es promocionar música para vender, vender y vender.

Si se quiere sacar provecho económico de la música, habrá que ajustarse al nuevo paradigma. Gracias al lenguaje lógico de lo digital, la música no se podrá aprisionar, por cada candado digital, existe una llave que abrirá, y viceversa.

CREACION INTELECTUAL

El internet puede rescatar las artes inmersas en el mercado global, incluyendo a los artistas musicales. En la actualidad puede notarse los grandes esfuerzos que hacen algunos  músicos por vender: imágenes van y vienen, promocionales con marcas famosas, discos de oro  por ventas,  rumores de la vida privada del músico, estos aspectos  del artista mantienen al público interesado en el personaje, dejando de lado la actividad nata de un artista verdadero: la creación intelectual.

La creación intelectual es mejor comprendida cuando recuerdas un momento emotivo en el que la música jugo un papel determinante. Ya sea la simple boda, en la que suena la canción de los enamorados y sirve como nudo para los lazos de la pareja; El dolor del desamor siempre ha sido acompañado por las estrofas acordes; La música de protesta que despierta los ideales de los jóvenes revolucionarios; esa música clásica para concentrarse en las horas de estudio; una película sin música simplemente no sería lo mismo; el escaparate del cuerpo al bailar ya sea al ritmo del rasgueo de la guitarra en el reggae, el danzón argentino, la salsa colombiana, la música electrónica, el ballet; en las fiestas la música ambienta más que el etanol;  y ¿Qué decir de los conciertos? Esa sensación de agradecimiento a un espectáculo musical acompañado por miles de espectadores emocionados por el sonar de los instrumentos listos, listos para cantar, bailar, gritar.

Al respecto, vale la pena mencionar un estudio realizado por el profesor Felix Oberholzer-Gee, de Harvard y Koleman Strumpf de la Universidad de Kansas, en el cual recopilo información acerca de la frecuencia de creación intelectual:

“Compartir archivos no ha desanimado a autores y editores. La publicación de nuevos libros a aumentado un 66% en el período de 2002-2007. Desde 2000, la publicación de nuevos álbumes se ha más que duplicado, y la producción de películas a nivel mundial desde 2003 ha crecido más del 30%”.


MAS CONCIERTOS PORFA!

Entonces hoy gracias a la red de redes, no es necesario el modelo utilizado para  promocionar al artista basándose en las estrategias mercadológicas: lo único necesario es hacer música por el placer de hacer música y compartirla en la red esperando que el peso del contenido musical sea agradeció por el público espectador y llegue  a demandar  un concierto, en el cual no solo contribuirá por el simple hecho de pagar un servicio sino será en agradecimiento y retribución al artista por esas sensaciones que la música provoca en los humanos sensibles al arte, que los somos todos, cada quien con su cada cual, yo al rock y reggae, tú al pop y electro, el al corrido y la banda, ella a la cumbia y la salsa.

En “Por favor pirateen mis canciones” me gusto encontrar puntos de vista comunes con el artista profesional:

“Por cada concierto que doy, gano, dependiendo del aforo y la generosidad del promotor, entre 15.000 y 60.000 pesetas limpias. Prometo que si acuden a alguno de ellos, no les pediré una fotocopia del código de barras del CD para entrar. Como todos los músicos que hayan hecho las cuentas, sé que son más rentables 100.000 fans piratas que llenen mis conciertos a 10.000 originales.”

PIRATERÍA VS INDUSTRIA DISCOGRÁFICA

Se público en Internet una investigación realizada por la Universidad de Harvard a cargo de David Blackburn, en la cual se trata el tema de los efectos que provoca el intercambio de música almacenada digitalmente de forma libre.

Dicha investigación titulada “On-line Piracy and Recorded Music Sales” menciona dos efectos:

Efecto reemplazo: Provoca baja de ventas, frecuente en artistas populares/famosos.

Efecto Promocional: Provoca aumento ventas, frecuente en artistas menos conocidos.

El director de la investigación, concluye:

El efecto global del intercambio de archivos (file sharing) en benéfico para el 75% de los artistas. Negativo para la industria discográfica, pues afecta a lo artistas mas famosos.

Lo que se ve afectado por la piratería son las ventas de discos, y ¿quiénes son los mayores beneficiados por dichas ventas? Las disqueras.  El artista no percibe gran cantidad de dinero por las regalías de las ventas de discos, a menos que sea una superestrella que en verdad mantiene viva la actual industria musical, ya que con un solo álbum llegan a generar  ganancias millonarias.

Un estudio realizado por el diario The Times en el que se analizó los efectos reales del intercambio de archivos en el negocio de la música, para lo cual publicó un gráfico que ya circula en la red, marcando nuevas tendencias en la opinión publica respecto a los derechos de autor y la piratería en la red.

En la Gráfica se muestra que los ingresos de las discografías diminuyen, mientras que los de los músicos aumenta, como dijimos anteriormente, el público espectador agradece pagando por mas conciertos en vez de discos.

ENTONCES…. ASI QUEDAMOS ARTISTAS!

Un artista interesado en el arte y la creación de música como medio de expresión e incluso hasta el aspecto ególatra de desear admiración y respeto por las creaciones: adora el Internet, agradece que en cuestión de segundos su música  puede sonar en oídos de otro continente, en varios continentes a la vez. Los otros, los que desean vender, que figura en sus mentes la música como un producto de comercio, aborrecerán la difusión global y libre en la red, pues si dejan de percibir un dólar por pérdidas en razón de piratería, quieren demandar hasta  a un niño que descarga una canción sin mala fe, al restaurantero que armoniza la comida con música, los bares y antros que dependen de la música para mantener vivo el ambiente de fiesta, y lo más difícil de concebir por nuestras nuevas generaciones: tener que pagar por algo que puedes tener con un click!