Con motivo de un comercial publicitario de la marca Gillette, jugadores de la NFL y otros atletas hicieron música mientras entrenaban.

Para los que gustan del entrenamiento en gimnasio, resultará inevitable asociar al recuerdo del mismo, el sonido de los disco al caer, la cuerda sonar al golpear con el aire, el estruendo del costal al ser golpeado, el zumbido de la caminadora. Jamás imaginaríamos que los sonidos producidos combinados en ritmos y con la frecuencia correcta podría resultar  música  estimulante para la hora de entrenar

Gimnasio y Estudio de Grabación, pareciera al principio una combinación impensable, aunque para muchos: la combinación perfecta. Así fue, para realizar el comercial, la marca reunió a los atletas para grabar los sonidos que se producen a la hora de entrenar en el gimnasio.

La forma de atrapar los sonidos se realizó ingresando a un estudio de grabación profesional un gimnasio autentico. En vez de guitarras, baterías, y cantantes, en el estudio de grabación Ocean Way Recording en Hollywood, figuraban las barras, pesas, caminadoras, cuerdas, costales, guantes, y  deportistas.

Aislado el sonido dentro del estudio y con los micrófonos de alta sensibilidad para grabación cerca de los aparatos del gimnasio, se consiguieron ritmos que al combinarse resultan armoniosos al oído. La dirección del video estuvo a cargo de Michel Gondry, ganador del Oscar por el guión de la película “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”.

La combinación deporte y música es más seductora de lo que se podría pensar. A la hora de entrenar la música es vital, estimula la mente para ejercitar con mayor ánimo. Imagina añadir al playlist de entrenamiento, los sonidos producidos por el dueto atletas- artistas… Interesante.