Extravagante y maravilloso es el arte de Anthony Howe.

La cinética es la rama de la física que estudia el movimiento y cuando ciencia y arte convergen, el resultado suele ser fenomenal.

Las esculturas en 3D de Anthony Howe, se han convertido en una de las razones de mi completa admiración. Amo la ciencia y el arte, dos cosas que las piezas de este talentoso artista deja llevar a un plano que una el poder de espejos, viento, luz y metal.

Anthony Howe inició su carrera de arte como pintor y de pronto, dedicó su vida a hacer estas enigmáticas figuras, a lo que Howe explica, “Yo sólo estaba aburrido con todo ser estático en mi mundo visual. Quería ver el flujo de cosas.”

Por supuesto el resultado fue fenomenal literalmente. Howe se adentró en el mundo de la escultura cinética y energía eólica, desarrollando constantemente sus diseños en los programas de animación, la construcción de modelos tridimensionales, que se traducen y trasladan a su programa de corte, lo que permite crear grandes piezas, con la máquina de corte de metal curvado.

Luego de tomar la mayor experiencia en su carrera, Anthony Howe creará la mayor escultura cinética del viento en el mundo que mide 30 metros de ancho, 30 metros de profundidad y 25 metros de altura, todo esto lo piensa construir a tiempo para Burning Man del próximo año.