Seguimos contándoles el camino al camp de NFL en Miami, y lo que sucedió entrenando con unos niños que me ayudaban a detener el balón.

Aquí el capítulo tres: