¿Cuántas veces te has sentido con la tentación de pagar a una máquina de café por el simple hecho de ver cuando el robot tira el vaso y vierte en él el café? Creo que eso nos ha sucedido en algún momento a todos, es una fijación que no podemos evitar y aquí te presento una más de estas tentadoras máquinas con un plus de tecnología.

Hoy en día, casi todos nos hemos sentado en un Starbucks a beber una taza de café, ¿Qué nos atrae?, ¿La atención que brinda el lugar?, ¿Beberlo porque es la cafetería de moda?, ¿Nos gusta porque realmente es bueno?, tal vez nunca lo sabremos pero, de algo sí estamos de acuerdo, esas fabulosas máquinas de café, siempre nos ha sacado de un buen apuro, cuando no tenemos una cafetería atendida por humanos cerca.

Otra razón por la cual las máquinas de café expendedoras, son tan bien vistas por todos los vendedores de café que saben de antemano que es un negocio muy redituable, es el espacio. La facilidad con la que se puede colocar una máquina en un pequeño rincón sin que esta proteste, es un bien a los bebedores de café que debemos aplaudir con fervor, por eso hoy te presento a el Briggo Coffee Haus, una alternativa de consumo inteligente para los modelos de cafeterías de antaño. Integrada por una serie de robots, esta se encuentra dispuesta con, café o cerveza. Creada en Briggo y diseñada por Yves Behar y co. en Fuseproject, los Coffee Haus pueden recibir su pedido a través de la web, iOS o un kiosco de pantalla táctil. Y a partir de ahí, se muele y prepara la bebida de encargo a la orden. Así que podremos olvidarnos de las tiendas que cierran a las 10pm, esta ingeniosa idea es una buena alternativa para adquirir a todas horas un muy buen café.

Lo que notaras inmediatamente es que, a pesar de que el sistema es tecnológicamente avanzado, no está diseñado como una nave espacial. El quiosco está envuelto en madera y la marca está colocada con la clásica tipografía retro. Se siente hecho para los seres humanos, incluso si no hay nadie para darle la bienvenida en el mostrador.

“Los buenos baristas están en buenas tiendas de café, sin duda”, dice Behar a el sitio Co.Design. “Nuestra experiencia no está compitiendo con los … Briggo se trata de un buen café en entornos públicos, donde se necesita una taza rápida y conscientes estamos de ello. Queríamos dar un sentido de la convivencia y una sensación de espacio … [eso es] cálido, acogedor, y un lugar que uno puede pasar unos minutos alrededor. “

Es una magnífica idea esta a la que sin duda tendrá a más de uno contentos, todo parece que la experiencia se centra en la curiosidad que aún con el avance en la tecnología, el humano sigue y seguirá sucumbiendo ante el maravilloso mundo de la fantasía que hay detrás de las adorables máquinas expendedoras de café.