La importancia a la tolerancia de las estructuras suburbanas abandonadas o sin un uso aparente que regresan a la vida, con  el solo hecho de que alguien inteligente se fije en ellas, es de suma importancia en nuestros días.

Un antiguo Walmart en McAllen representó un cambio muy importante en la estabilidad intelectual de una comunidad al ser visto como una oportunidad para crear algo más. Meyer, Scherer y Rockcastle voltearon la vista y la posaron en este enorme cascarón que vislumbraba un potencial increíble, el estudio de arquitectura transformó la antigua tienda al por menor, que se encuentra en McAllen, Texas, en una enorme biblioteca.

124,500 pies cuadrados de espacio en un solo nivel, ahora cuenta no sólo los estantes de libros, sino también está seccionada espacios para leer, salas de reuniones para la comunidad, una biblioteca infantil y una zona de personal. El techo principal está cubierto con un diseño de madera modelada mientras que el espacio de la comunidad cuenta con un piso de color naranja brillante y las paredes para separar el espacio. El diseño moderno ofrece un lugar íntimo y acogedor para que los vecinos se reúnan y puedan leer un buen libro.

La empresa fue galardonada con el Instituto Americano de Arquitectos de honor más alto de la arquitectura y los jueces afirmaron  que “La Biblioteca Central McAllen representa un cambio importante en las actitudes culturales hacia América, al tolerar este tipo de estructuras suburbanas. El equipo de diseño ha señalado que las actitudes del siglo 21 hacia el diseño están evolucionando rápidamente “.

Este debería considerarse un gran ejemplo para todas aquellas empresas que deseen hacer algo por la comunidad que involucra muchos aspectos como el cuidado del medio ambiente al reciclar y por supuesto la responsabilidad social, ¡Bien hecho por Meyer, Scherer y Rockcastle!