Movimiento e incertidumbre son las palabras que describe el trabajo de este fotógrafo que congela la escena en el momento del éxtasis de la acción.

Austin Tott es un fotógrafo que se ha abierto paso por sí mismo con su impecable trabajo, sus retratos son extravagantes. Se trata de Fotografías que reflejan a personas atacadas por algo, desde pelotas de playa hasta bombillos de cristal,  Tott tiene una forma de crear historias interesantes. Es como si de pronto los personajes de sus fotografías se vieran inmersos en un caos que se encuentra a su alrededor.

Tott explica, “No estoy muy seguro de por qué hago esto”, dice. “Creo que es visualmente atractivo, supongo. También me gusta tener personas bastante normales en las fotos, las personas que encuentras todos los días y los pongo en situaciones extrañas, pero las situaciones deben de tener algún tipo de credibilidad con ellos o de lo contrario la foto parece demasiado falsa. Supongo en mi mente que he encontrado un equilibrio con todos los objetos que se repiten, ya que tal vez sí sería posible que hubiera muchas pelotas de playa, o barcos o bombillas de luz alrededor de un objeto, es una situación muy poco probable, pero aún es posible! “

El gusto por la fotografía de Tott, resultó cuando tomó clases de fotografía en la universidad, “Me di cuenta de que me estaba gastando mucho más tiempo en las tareas que cualquier otro compañero de clase y, por primera vez en mi vida, pensé que había encontrado  lo que me atreví a decir que soy apasionado! Poco después de comenzar el curso, me he situado compartiendo las fotos en el sitio Flickr. A través de este, me encontré con varios fotógrafos conceptuales y mi admiración por la fotografía se hizo aún más grande “.

Tal vez no encuentres un calificativo para dar al estilo que Tott imprime en sus fotos porque tiene un poco de todo, él dice que es un estilo “Por encima de todo” y afirma, “Sólo estoy tratando de dibujar una emoción al público y hacer que  sientan algo. Espero que mis fotos tengan un toque cinematográfico el cual obliga a la audiencia a imaginar qué fue lo que pasó antes o después la escena “.

El trabajo de Austin Tott es sumamente cuidado, se nota a simple vista lo limpio que es y el sentimiento, sorpresa o clamor, escondido en la escena y como él mismo dice, te deja con la incertidumbre de saber qué sucedió después.