Brian Sokol, es el fotógrafo que captura la más desesperada esencia de las personas al mostrar lo que para ellos son los objetos más preciados que poseen.

¿Alguna vez te pusiste a  pensar en lo afortunado que eres al tener pertenencias materiales que hagan tu vida más fácil? Yo creo que la desgracia de algunos al no poseer un un mendrugo de pan, les hace amar las pocas cosas que pudiesen llegar a sus hermosas manos y apreciar lo que por encima de creer que es necesario para nosotros, para estos seres humanos que la vida les ha tratado sin piedad, es totalmente factor indispensable en su existir.

El fotógrafo Brian Sokol, captura a los sudaneses, sirios refugiados malienses que por desgracia se han visto obligadas a huir de sus hogares, con el sentimiento de no pertenencia sobre sus hombros y con solo lo que pudieron tomar con sus manos antes de partir,  en una serie de fotografías de la Agencia de Refugiados de la ONU que se llama The Most Important Thing, en las cuales, la crueldad de la no compasión del ser humano es evidente. La colección de estas bellas pero al mismo tiempo dolorosas imágenes en blanco y negro, retrata la vida de estas personas, que nos cuentan con su mirada y rasgos una historia de lo que han vivido y de lo que hoy pueden poseer y es para ellos lo más preciado.

Sokol,  dedica su tiempo y esfuerzos a documentar las cuestiones de derechos humanos, logra encapsular las circunstancias devastadoras que las personas desplazadas se han visto obligadas a soportar, a la vez que permite a los espectadores reflexionar sobre sus propias buenas fortunas. Cada individuo en la serie tiene un bien precioso, a menudo una herramienta o un contenedor para la supervivencia o tal vez un símbolo de la espiritualidad, ejemplificando sus prioridades y situaciones terribles.

¿Puedes creer que solo unos cuantos tienen acceso a poseer como pertenencia un reloj? esto nos hace reparar en las cosas maravillosas que tenemos y que si estuviésemos en su lugar viviendo en el exilio, tal vez veríamos con distintos ojos las “cosas” que son nuestras.

Creo que el trabajo Sokol es todo una revelación y nos hace pensar que no debemos tomar a la ligera que tal vez cuando nosotros ya no queramos más algo que nos pertenezca, hay alguien en algún lugar del planeta a quien le significaría mucho tenerlo.

Te dejo el link de la ONU que es la encargada de aceptar las donaciones para apoyar a los refugiados que esperan contar contigo para hacer más llevadera la terrible situación que están pasando, así que deja algo de ti real en este planeta y se parte de los donadores. https://www.kintera.org/site/c.arKKI1MLIjI0E/b.8095303/k.C03C/Donate/apps/ka/sd/donorcustom.asp

Te dejo con las imágenes.