Cada vez mas los ciudadanos de cada país y la sociedad civil pelan por evitar los plazos, sanciones y leyes restrictivas en relación a los derechos de autor.

Gracias a Dios existen redes sociales como twitter donde se gestan movimientos y logran evitar regulaciones prohibitivas que intentan tratar al usuario como criminal. Estos movimientos logran evitar abusos y transmiten el sentir de la sociedad por la cultura y el ánimo de compartir.

Si bien es cierto que no la mayor parte de la sociedad esta a favor de leyes no restrictivas y si hablamos de sociedades de gestión o empresas trasnacionales, empeora el asunto. Aunque la opinión esta dividida estos movimientos han implementado estrategias digitales de presión que ayudan a mantener un equilibrio respecto a la propiedad intelectual.

El mundo intenta generar mas cultura por medio de las vías digitales, pero es inegable que los gobiernos intentan frenar este intento con mas restricciones en los derechos de autor.

Sistemas restrictivos son los que intentan implementar industrias como la del entretenimiento, especialmente la de la música. Sin embargo existen ciertos avances a nivel mundial, y podemos citar algunos ejemplos como el de los Es­ta­dos Uni­dos que concede audiencias públicas a em­pre­sas de tec­no­lo­gía  y a in­dus­trias de­pen­dien­tes de de­re­chos de autor, pero sin otorgar mucha voz a otros actores, por lo que se convierte en un esfuerzo no tan completo.

Japón pelea por la ex­ten­sión de los pla­zos de pro­tec­ción de de­re­chos de autor, intentando que se aumente vein­te años al ac­tual plazo equi­va­len­te a la vida del autor más cin­cuen­ta años. Lo cual se ha venido extendiendo desde hace décadas.

Seguimos en plena era digital con ejemplos tan absurdos como este que se menciona en el blog Trato justo para todos:

Durante estos últimos días, el músico Bradford Cox (vocalista de Deerhunter) subió 4 EPsde Atlas Sound (proyecto solista) a su propio blog,  para que los fans de todo el orbe los bajaran de manera libre. Pero resulta que, a pesar de ser  el autor de las obras y de que las ha compartido por Internet voluntariamente, le ha llegado un aviso implacable: “Your Files Have Been Deleted” (“Sus archivos han sido borrados”).

Así es, Sony Music ha dado el aviso de que Cox ha cometido una ilegalidad al compartir su música, pues se trataría “reproducción no autorizada y distribución de grabaciones de sonido con derechos de autor o de propiedad exclusiva”.

Cox, por mientras, ha repuesto los links a sus EPs en el blog y ha hecho un llamado público a sus fans para que se comuniquen con Sony Music y les hagan saber lo que piensan de esta absurda situación.

En México gracias a un movimiento digital y pro activo se logro frenar la aprobación de ACTA. Creo que cada vez más estos movimientos lograran evitar sistemas restrictivos hasta llegar reformar y proponer nuevas leyes que ayuden a industrias y se beneficien todos sus actores.