El olfato de los perros es un sistema muy poderoso y varios investigadores esperan lograr diagnosticar el cáncer de ovario con estos animales gracias a la ayuda de éstos animales.

Aseguran que un sistema de detección incipiente que combina el sentido del olfato, la tecnología moderna y análisis químicos podría mejorar el índice de supervivencia en las pacientes afectadas.

Con muestras de sangre y tejidos donadas por las pacientes, el Centro de Perros Trabajadores de la Universidad de Pensilvania han empezado a entrenar a tres canes para que olfateen las emanaciones características que indican la presencia del cáncer de ovario.

“Si los perros pueden hacerlo, la pregunta es ¿Pueden hacerlo nuestros instrumentos analíticos? Creemos que sí”, dijo el especialista de Monell en química orgánica George Preti.

Cuando el cáncer de ovario es detectado en su primera fase, las mujeres tienen casi el 100% de posibilidades de sobrevivir cinco años, pero debido al sobre beso, estreñimiento y gases con frecuencia la enfermedad es detectada demasiado tarde.

 Se basarán en trabajos anteriores que indican que la primera etapa del cáncer de ovario altera los olores del organismo. Otro estudio también demostró que los perros pueden detectar el cáncer de vejiga al oler la orina de los pacientes.