Se aproxima una lluvia de meteoritos. Conocido como Perseidas, las  “lagrimas de San Lorenzo” la lluvia de meteoritos alcanzarán su mayor intensidad el próximo domingo y lunes cuando la Tierra cruce la cola del cometa “Swift Tuttle”, que orbita al Sol cada 130 años, informó el día de hoy la NASA.

La lluvia de Perseidas que llena el cielo de “estrellas fugaces”, es sólo parte del torrente de elementos espaciales que desde el espacio interplanetario irrumpen en la atmósfera de la Tierra día con día.

Las “lluvias de meteoritos” como las Perseidas y las Leónidas que son en noviembre, son momentos esplendorosos del flujo que cada día trae la atmosfera terrestre de diez a cuarenta toneladas de polvo espacial.

La mayoría de estos fragmentos se incineran al penetrar la capa exterior de la tierra y los objetos un poco mayores arden en la fricción atmosférica y trazan en el cielo nocturno las breves líneas.

“Ese es el polvo interplanetario”, dijo Diejo Janches, quien estudia los micrometeoritos en el Centro Goddard de Vuelo Espacial de la NASA en Greenbelt, Maryland (Estados Unidos). “Los fragmentos son restos de la formación del sistema solar, o son producto de colisiones entre asteroides o cometas hace mucho tiempo”.

Sodio, silicio, calcio y magnesio son los minerales y metales que traen estos fragmentos de los cuerpos espaciales y penetran en la atmosfera terrestre a velocidades de entre 12 y 70 kilómetros por segundo.