Otra vez por acá hablando de estos modelos digitales en la música que han revolucionado la forma de pensar de toda una industria, logrando poner a disposición del usuario contenido musical.

Plataformas como spotify, Rdio han seguido el ejemplo del streaming, donde empresas o marcas como Netflix lo hacen a nivel audiovisual. Estos esquemas de negocio de basan en licencias, pero también existe la posibilidad de generar su propio contenido donde realmente esta el negocio.

Otras opciones de este tipo de modelos son:

1. Transformarose en un sello musical

2. Realizar lazamientos exclusivos

3. Lograr la participación activa del artista creando plataformas que generen ingresos para el artista como el crowdfunding.

Con ello se allegan de mas recursos al momento de controlar su propio contenido, pero en mi punto de vista el contenido debe ser siempre del artista para lograr un mayor rendimiento en relación a su obra y de esa forma se puedan expandir los modelos de una escena independiente.

El riesgo de el punto 1 donde estas empresas de streaming digital se conviertan en sellos, sería que volveríamos a los modelos discográficos de antaño. Si el artista se suma entregando contenidos que le pertenezcan únicamente al el, se generaría más cultura y mas de estos medios que promocionarían el trabajo de estos artistas provocando un crecimiento natural de una industria musical.