La cantante Taylor Swift posee una mansión en Watch Hill, Rhode Island con vista al mar, que compró por 17 millones de dólares.

Estaba valuada por 24 millones de dólares, pero como pagó en efectivo seguramente obtuvo un jugoso descuento.

Tiene 2 hectáreas de terreno con una fachada de más de 200 metros, situada en lo más alto de la colina, lo que le permite tener una vista espectacular.

Con mil metros cuadrados de construcción, siete recámaras, 9 baños y una enorme alberca.