El día de ayer que estaba viendo el partido de baseball entre Yankees y Red Sox donde el centro de atención era el pelotero recién castigado por doping Alex Rodríguez.


La historia se empieza a gestar cuando Alex Rodríguez entra a a la caja de bateo recibiendo infinidad de abucheos por el público en el Fenway Park. Un par de pichadas fueron con toda la intención de pegarle, hasta que una tercera bola rápida lo golpeó.

El manager de los Yankees Joe Girardi, fue expulsado después de atacar fuera del dugout para gritarle al  del plato Brian O’Nora, quien advirtió a los dos bancos inmediatamente después que Rodríguez se dejó caer pesadamente por 3-0 lanzamiento de Ryan Dempster en la apertura del segundo inning. Se golpeó la almohadilla para el codo izquierdo y rebotó en la espalda.

“Tendría que haber sido expulsado del partido”, dijo Girardi. “Todo el mundo sabe que fue intencional.”






Los jugadores corrían desde las trincheras y los bancos, pero no hay escaramuzas desarrollados en el último juego irritable entre los antiguos rivales.

“Obviamente es una situación extraña allí”, dijo Rodríguez. “El juego cuenta con un modo de actuación policial en sí.”






Lo increible de esto es que nos dimos cuenta que Alex Rodriguez esta perfectamente asesorado, por la parte legal, deportiva y psicológica. No reaccionó de forma viceral siendo que tenía todo en contra, la afición y el pitcher que lo golpeó.

En una cuenta de 3-0 con las bases vacías domingo por la noche, Boston Red Sox lanzador Ryan Dempster etiquetado Alex Rodríguez en la parte posterior. En ese mismo turno al bate, Dempster lanzó una bola detrás de él. Su mensaje – lo que pudo haber sido – fue enviado. No mucho tiempo después, con Nueva York arrastrando 6-3, A-Rod hizo su propia declaración, abriendo un hogar cerca de 450 pies de correr hacia el jardín central muerta, como si dijera: “¿Cómo te gustan estas manzanas?”

En la era moderna de los deportes, el acceso a los atletas los pone bajo un microscopio. Rodríguez, por su parte, se ha convertido en un paria, a través de un funcionamiento que curiosamente parece prosperar en medio de una disfunción notable en torno a él. No sólo no puede jugar al béisbol después de esta temporada, pero también supuestamente delatado ex compañero de equipo (un pecado capital) y el ex Yankees catcher Francisco Cervelli. “60 Minutes” aparentemente tiene pruebas de que él identificó varios jugadores – incluyendo Cervelli – como usuarios PED cuando se enteró de que su nombre se incluya en el escándalo de la Biogénesis. Todo esto se suma al drama del domingo.

Lo más sorprendente acerca de la escena Fenway era lo que absorbía  Rodríguez. “Ir tramposo casa” se hizo eco en toda la multitud durante sus turnos al bate. Era ruidoso, era desagradable, y la mayoría de los aficionados al deporte probablemente le diría que se lo merecía.

Aquí tenemos a un tipo que muchos pensaron sería romper el récord de jonrones de Hank Aaron y estar entre los cinco primeros jugador de todos los tiempos. No importa lo que haga, todo lo que le rodea será marcada con un asterisco gigante. Él probablemente nunca estará en una boleta Cooperstown, y probablemente nunca recuperar la confianza de la comunidad fracturada béisbol.

Momentos después Dempster perforó A-Rod, cuando se anotó, la cámara lo encontró encorvado en el dogout.

Hace casi dos décadas, Rodríguez era un jugador de cinco herramientas de unos 20 años. Él fue amado como Mike Trout o Manny Machado. Como un jugador de pelota joven, él iría a Cambridge por él mismo y hablar con los estudiantes acerca de por qué decidieron asistir a Harvard. Era curioso e inteligente. Hoy, Rodríguez tiene 38 años, pero se comporta como un niño petulante en telas a rayas, aunque con reacciones muy profesionales en el campo.

Cuando se le preguntó por qué los fans lo abuchean apasionadamente como lo hacen, él respondió diciendo: “No tengo ni idea de por qué.” Mientras una docena de jugadores han aceptado suspensiones de 50 juegos, Rodríguez está apelando.








Aunque no sabemos lo que está reservado para A-Rod del futuro – se reducirá la suspensión, la cantidad de $86 millones que serán lo que los Yankees le pagarán, y seguirá adelante con la queja en contra de su equipo? – Podemos estar seguros de que la tormenta mediática continuará. Tal vez nunca se irá. . Pero una cosa que todos podemos estar de acuerdo es lo triste de la situación de Alex Rodríguez se ha convertido.

Ustedes se preguntarán, ¿ y esto que tiene que ver con el cine?

Quiero recomendarles la película 42, que es es un largometraje dramático deportivo biográfico de 2013 escrita y dirigida por Brian Helgeland sobre la vida del jugador de béisbol Jackie Robinson, quien vestía la camiseta número 42. La película está protagonizada por Chadwick Boseman como Robinson, Harrison Ford como Branch Rickey, Christopher Meloni como Leo Durocher, John C. McGinley como Red Barber, T.R. Knight como Harold Parrott, Lucas Black como Pee Wee Reese y Nicole Beharie como Rachel Isum. 42 fue lanzado en Norteamérica el 12 de abril de 2013.

Esta película detalla la vida de un beisbolista de color que ve complicada su estancia en las grandes ligas por ser de color, era sujeto a burlas y abucheos. Robinson se tenía que tragar todos los insultos y demostrar que era un gran jugador.

Lo sucedido ayer con Alex rodriguez es una analogía con esta película, ya que se tuvo que comer los insultos y hasta el pelotazo y demostrar en el diamante que sigue siendo un gran pelotero. Bateó un jonrón al comenzar la sexta entrada de cuatro carreras que reunió a los Yanquis de Nueva York a una victoria de 9-6 sobre los Medias Rojas de Boston el domingo por la noche.

Fueron escenas de película, muy parecidas a la de 42. Muy buena película para quien le guste el cine deportivo, aqui unas escenas: