Un nuevo vehículo se enviará al plantea rojo para explorar y determinar si alguna vez hubo vida microbiana en Marte.

Un panel de la NASA se encargó de divulgar algunas de las expectativas y objetivos de esta misión, que es básicamente lograr la exploración que todo científico desea conseguir: explorar al planeta rojo desde un microscopio.

Hasta el momento dicha actividad a sido imposible, ya que las máquinas enviadas a Marte hasta ahora, han sido incapacitadas de almacenar material. Pero ahora se planea recabar tierra y rocas, con nuevas tecnologías.

El panel de la NASA dijo:

“Aunque la sonda que será enviada en el 2020 tendrá la capacidad de recabar muestras del planeta, la NASA no está obligada a traerlas a Tierra”.

Para poder reducir gastos, la NASA, utilizará repuestos reciclados, al igual que la misma tecnología de aterrizaje que se utilizó con “Curiosity” para posarse sobre la superficie.

Curiosity actualmente se traslada para examinar un montículo que se eleva en el cráter de Marte.