Fueron enviados a Japón, los restos fósiles de un mamut de mas de 39 mil años de antigüedad.

Se trata de una pequeña hembra de aproximadamente 10 años de edad y 3 metros de largo. Los restos fueron encontrados en un área remota de Rusia y se encuentran en perfecto estado de conservación.

Yuka, como se le denominó a esta bebe mamut, fue encontrada por unos científicos en una tumba de hielo siberiana y será exhibida en Japón del 13 de julio al 16 de septiembre.

Los científicos pudieron tomar algunas muestras de sangre de Yuka. Esto podría ser una gran a portación en el futuro, por una posible clonación,  reviviendo la especie extinta.