Wacom Américas en Español de la mano con HOOK UP Animation han diseñado un concurso en Facebook   para el talento de Latinoamérica de Arte Conceptual, Diseño y Animación. Este está basado en los personajes y escenarios de la famosa historia “La Epopeya de Gilgamesh” , la más antigua de la humanidad, escrita hace aproximadamente 4000 años por la civilización Sumeria, la misma que inventó el lenguaje escrito. Los participantes deben entregar una exploración de desarrollo de dos de los personajes de la obra, o una situación que involucre al menos dos de los personajes y uno de los escenarios.

Hay seis personajes a escoger: Gilgamesh, Enkidu, Ishtar, Jumbaba, El Toro del Cielo y Hombre Escorpión.  Te invitamos a participar, tenemos grandes premios y si eres uno de los ganadores podrías ser parte del equipo realizador de los personajes de la película Gilgamesh – El Hombre que no quería morir. ¡A participar!

  • ¿Quién puede participar? Todos los artistas del área seguidores de nuestra página de Facebook  Wacom Américas en Español que cumplan con las condiciones de participación.
  • ¿Cuántas imágenes puedo presentar? Cada participante podrá presentar sólo una imagen, que contendrá las dos exploraciones de desarrollo de personaje y/o escenario o una situación que involucre al menos a dos de los personajes y uno de los escenarios. La misma deberá estar en formato JPG con dimensiones de 12cm x 17cm o 12cm x 34 cm, respectivamente.
  •  ¿Dónde puedo participar? Para participar dirígete a “La Epopeya de Gilgamesh”. Allí encontrarás todas las bases del concurso y condiciones de participación.
  •  ¿Cuáles son los premios?  El ganador del primer premio ganará una membresía por un año de Adobe Creative Cloud. El ganador del segundo premio ganará una Bamboo Capture. El ganador del tercer premio (elección popular) ganará un Wacom Inkling. Además, tendrán lugar especial en el álbum “La Epopeya de Gilgamesh” de la página Wacom Américas en Español.

PERSONAJES

  • Gilgamesh:  es el héroe mitológico más antiguo que se conoce y pertenece a la cultura sumeria. Su historia nació unos 2.000 años a.C. Es el rey de la fabulosa ciudad de Uruk, ubicada en el territorio que hoy conocemos como Irak. La ciudad es enorme, llena de vida. Está rodeada por un muro de ladrillos cocidos que resplandece al rayo del sol como si fuera de cobre.Es hijo de un humano: el rey Lugabando y de una deidad: la diosa Ninsún. Es valiente, intrépido. No le teme a nada. La fuerza de su cuerpo lo hace invencible. Es masculinamente hermoso, y un seductor: a las mujeres las seduce y las lleva a la cama; a los hombres jóvenes los seduce y los lleva a la guerra. Es soberbio y arrogante. Tiene un enorme poder y su ejército es temido por todos los pueblos. Sus súbditos también le temen, pues abusa de su poder. Se siente y, en realidad, es dueño de la vida y de la muerte de su gente. Busca la fama y la gloria, cueste lo que cueste. No se resigna frente a la muerte y busca a toda costa la inmortalidad. Es tan potente que pelea y llora con la misma intensidad. Es un personaje muy civilizado y refinado, dentro de los cánones de su cultura. Viste con túnica, cinturón, lleva el cabello largo.
  • Enkidu: es el coprotagonista de la historia. Lo crea la diosa Aruru (mientras lo modela en barro lo va instruyendo hasta que le da vida) a pedido de todos los dioses para que se enfrente a Gilgamesh y le haga conocer sus límites. Por lo tanto, llegará a ser tan hermoso, inteligente, fuerte y valiente como Gilgamesh. Al comienzo, Enkidu es parecido a Gilgamesh pero salvaje, bestial: desnudo, postura encorvada, pelo largo y suelto, vello en todo el cuerpo. Es un hombre joven. Vive en las montañas junto a unas gacelas como una bestia más, en cuatro patas, comiendo hierbas, bebiendo en una aguada. Cuando se “civiliza” (lo civiliza una mujer, por supuesto), pierde el vello, se viste y se lo ve como a un hombre muy fuerte y también atractivo, aprende a comportarse como un humano. Entonces es cuando se enfrenta a Gilgamesh, pelean, lo vence, ambos se reconocen como iguales y se hacen amigos inseparables. En la lucha, él y Gilgamesh portan innumerables y pesadísimas armas(jabalinas, hachas, espadas con vaina de oro y carcaj), como si nada.
  • Ishtar: es la diosa protectora de la ciudad de Uruk, con templo propio y sacerdotisas. Es hija de Anú, el dios principal y padre de todos los dioses. Ishtar es joven, hermosa y muy sensual. Tiene una mirada fulminante. Enamoradiza y caprichosa, no soporta que ningún hombre se resista a sus encantos. Seduce a dioses, hombres, animales y todos caen bajo sus encantos. Gilgamesh la atrae y trata de conquistarlo, pero el héroe se le resiste pues sabe que una vez que consiga su amor, lo destruirá. Ella se enfurece y lo amenaza con el peor de los castigos. Es vengativa y destructiva. Su enojo no tiene límites y es capaz de destruir todo y a todos si no cumplen sus deseos. Para vengarse de Gilgamesh por haberla desairado, consigue que el dios Anú (su padre) envíe a la tierra al Toro del Cielo para destruirlo e incendiar Uruk. Para convencerlo amenaza con bajar a los Infiernos y hacer que los muertos suban a la Tierra, a matar a los vivos. Para darnos una idea de su furia y odio hay que recordar que ella es la diosa protectora de la ciudad de Uruk.
  • Jumbaba:  es un gigantesco monstruo que lanza fuego por la boca para calcinar a sus enemigos y cuyos rugidos ensordecen a quien se atreve a acercársele. Su cuerpo está cubierto por siete corazas. Los dioses lo han creado para proteger el Bosque de los Cedros. Ahí es donde vive. El Bosque de los Cedros es un lugar mágico: en un marco desértico, este bosque tiene características fantásticas: sus enormes árboles, cierta luz celestial, el perfume de la madera. La casa de Jumbaba está en el corazón del Bosque de los Cedros. Gilgamesh y Enkidu van al Bosque de los cedros a matarlo porque solo vencer a un enemigo de tal envergadura les dará fama. Al enfrentar a Gilgamesh y a Enkidu, Jumbaba parece agigantarse y afearse más. Se enfurece y amenaza con comérselos. El combate es feroz, titánico. Los hombres pelean con sus espadas. El monstruo lanza fuego por la boca. A medida que lo hieren, pierde mucha sangre y los maldice hasta que le cortan la cabeza y muere.
  • El Toro del Cielo:  es un terrible animal enviado por la diosa Ishtar para luchar contra Gilgamesh y Enkidu. El toro lanza por la boca un fuego devastador. Es un animal fantástico capaz de desencadenar las más terribles calamidades. El Toro del Cielo desciende atado con un lazo, llevado por Ishtar (ella lo sujeta y, así, muestra su poder). Después lo deja libre. Produce terror en la gente. Tiene una fuerza superior. Cuando se enfrenta con Gilgamesh y Enkidu, el toro lanza dos fuertes bramidos y con ellos, abre dos fosas junto al río Éufrates, donde caen y mueren primero trescientas y después, mil personas. El pánico es total. Sus cuernos son admirables, por el largo y espesor (quince kilos de lapislázuli en el centro y recubiertos de oro). Cuando el Toro del Cielo está por dar su tercer bramido, Enkidu, de un salto, se sube al toro, lo sujeta por los cuernos y lo voltea. El Toro del Cielo hecha espuma por la boca y estiércol por detrás. Intenta golpear a Enkidu con su cola, furiosa y defensivamente, y se la restriega en la cara, ensuciándolo. Enkidu se baja del Toro. Gilgamesh blande su espada y se lanza sobre la bestia. El Toro del Cielo lo ataca con sus poderosos cuernos, pero Gilgamesh logra herirlo en el vientre. La sangre del animal inunda el lugar. El Toro del Cielo recobra fuerzas y da una cornada tan potente que arroja a Gilgamesh por el aire y lo deja fuera de combate. El Toro del Cielo está por atacarlo nuevamente cuando Enkidu va en su auxilio y corta de un hachazo la cola del animal. Pero cada embate aumenta la fuerza de la bestia que, ciega de furia, avanza contra Enkidu y lo derriba, dejándolo malherido. Es tanta la tierra que han levantado en la lucha que casi no se ve. El Toro del Cielo avanza hacia Gilgamesh, que todavía está caído. Pero al verlo, Gilgamesh se pone de pie, toma carrera, arremete contra la fiera sagrada y le hunde la espada entre los ojos. Las patas del Toro del Cielo se doblan, el vapor que largaba por el morro se desvanece y, con un último resuello, cae muerto. Ishtar, que ha observado la escena desde la muralla, se siente nuevamente insultada y vuelve a maldecir y a amenazar a Gilgamesh y a Enkidu.
  • Hombre Escorpión: decenas de Hombres-escorpión cuidan la salida y puesta del sol en el interior de los Montes Gemelos (una caverna). Su apariencia es aterradora.Son extraños seres con cuerpo de escorpión e inteligencia humana. Se mueven en la oscuridad, caminan por el piso y las paredes de roca, mimetizados y a gran velocidad. Tienen el cuerpo de escorpión, cubierto por un caparazón y tres pares de patas. La cabeza o cara es monstruosamente humana pero desde la nariz les salen dos aguijones venenosos. No emiten ningún sonido. Solo se escucha el repiqueteo del cartílago de sus colas contra las piedras de la cueva. Por eso Gilgamesh recién nota su presencia cuando los tiene encima. Para pelear se paran sobre el último par de patas. Gilgamesh se enfrenta a los Hombres escorpión. De un golpe de hacha, rompe el caparazón del primero y de su interior brota un líquido lechoso. El segundo Hombre-escorpión se adelanta con la cola en alto y dispuesto a clavarle las pinzas. Gilgamesh va a retroceder pero el tercer Hombre-escorpión está a su espalda. Lo tienen encerrado. Gilgamesh se tira al piso y rueda, y los Hombres-escorpión se chocan las cabezas y quedan aturdidos. Pero otros tres lo atacan por el frente, izquierda y derecha. No tiene lugar para evadirlos. Se repliega hasta que choca contra el muro de piedra de la caverna. Lo van atrapar con sus tenazas cuando Gilgamesh saca un puñal de su cinturón y con la mano izquierda le corta una de las pinzas a uno de los Hombre-escorpión. El Hombre-escorpión no parece sentir dolor pero sí asombro. Gilgamesh aprovecha y de un solo golpe de hacha les corta la cabeza a los otros dos. Las cabezas ruedan por el piso. En la confusión arremete contra el último Hombre-escorpión que lo ataca. Antes de que pueda tocarlo, el Hombre-escorpión gira sobre sus patas y golpea a Gilgamesh con la cola. Gilgamesh está en el piso y el Hombre-escorpión se apura a embestirlo, tratando de clavarle los aguijones venenosos. Gilgamesh alcanza a esconderse tras una roca y lo espera. Cuando lo imagina cerca, saca el brazo con el puñal y lo hiere. El Hombre-escorpión retrocede y se sube a la pared de rocas. Gilgamesh aprovecha y escapa.