Shayne Skov comenzó a jugar football americano en Los Carneros de Guadalajara, y ahora es uno de los principales prospectos para el Draft de la NFL del próximo año.

Este talentoso linebacker, nació en la ciudad de San Francisco, California. A muy temprana edad se mudó a México a la ciudad de Guadalajara, donde solo practicaba futbol (soccer) y basketball.  A los 10 años de edad fue invitado a juagar al club Carneros, donde jugaba de safety y receptor debido a su poco peso.

“Me gustaba el futbol soccer y el basketball y mi hermano llegó al Club de Carneros y me invitaron a jugar ese deporte por primera vez”.

En una entrevista, Skov dijo cuál era la diferencia que existía (en su opinión) entre el football mexicano y el norteamericano:

“Creo que a nivel infantil van parejos y ya subiendo de categorías, en las ligas juveniles y colegiales la gran diferencia es la infraestructura”.


Actualmente, Shayne, es uno de los linebackers estelares de la universidad de Stanford y está a punto de cumplir uno de sus mayores sueños…llegar a la NFL.