Yamamoto crea imponentes figuras con sal que desafían a la imaginación.

El inicio del gusto por hacer arte con sal de Motoi, comienza luego de la trágica muerte de su hermana al fallecer, por causa de un cáncer de cerebro que le arrebata la vida.

La sal a representado por miles de años en la cultura mundial una posesión que va más allá de ser un ingrediente de cocina. En Japón hay una idea de tirar sal sobre sí mismo después de asistir a un funeral, que actúa como una especie de limpieza. Así Yamamoto comenzó a usar la sal como su medio de trabajo, creando intrincados laberintos, como él los llama.

Este es un trabajo majestuoso que requiere de horas de dedicación. Yamamoto es un apasionado como ya nos hemos podido dar cuenta y así como se esfuerza en que su arte sea impresionante, de igual manera, él siempre busca como marco estructuras a gran escala que hagan que su trabajo tenga un plus por ello.

Tal vez nunca sepamos si el talento de este caballero, venga del dolor que ha guardado por años por la muerte de su hermana pero, de lo que sí estamos seguros luego de que des un vistazo a las imágenes y al video, es que tiene mucho talento para mostrar.

Return to the Sea: Saltworks by Motoi Yamamoto from John Reynolds & Lee Donaldson on Vimeo.