De que el técnico portugués Mourinho dirigiera al Real Madrid en los últimos tres años, teniendo como su gran objetivo lograr la décima Champions para el elquipo merengue y su tercera con tres equipos diferentes y que no lo consiguiera. Se va derrotado y sin la orejona. Este fin de semana por fin salió por la puerta de atrás del Real Madrid.


Mou que desde su llegada quiso imponer una dictadura y un reinado, tanto que destituyó al crack de Jorge Valdano, con lo que para mi punto de vista empezó mal su actividad futbolística.

Para concluir con su ego y demostrar que solo el mandaba, dejo clara la guerra que decidió empezar con el capitán e institución de los merengues, con el portero Iker Casillas. No basto con dejarlo en la banca, sino que con la lesión de Diego López lo más lógico es que Casillas regresara a la titularidad, pero el MOUnstruo Blanco no convoco a Iker. 

Con ello demuestra su calidad humana y las ganas que tenía de truncar la gran carrera de Casillas.

En el último partido en la casa blanca se notó al público dividido y muchos más descontentos, tal y como lo presencié n las semanas que estuve por Madrid cubriendo Champions y Liga.

Gracias a Dios ya se fue y ahora irá a derramar su virus al Chelsea que anunció este lunes el fichaje de José Mourinho el ”MOUnstro”, como su nuevo entrenador para las próximas cuatro temporadas. Mourinho, que ya dirigió al equipo londinense desde el 2004 hasta el 2007.


El ”MOUnstruo” de 50 años, y que mucho da de que hablar, logrando provocar que muchos lo alaben, volverá al club de Stamford Bridge  en sustitución del español Rafa Benítez, y que ha sido nombrado entrenador de Nápoles.

José Mourinho con el Chelsea  ganó dos títulos de liga, una Copa de Inglaterra (FA Cup) y dos Copas de la Liga, será presentado en una conferencia de prensa prevista para el próximo lunes 10 de junio


 “Nunca he escondido que Inter y Chelsea han sido las dos grandes pasiones de mi carrera futbolística. Chelsea es un club realmente importante para mí”

‘Mou’ afirmó que tanto el club inglés como el italiano Inter de Milán han sido las “dos grandes pasiones” en su carrera como entrenador.