El Rain Room, es abarrotado por las visitas que a diario se reciben en este lugar, en el que es majestuoso el  poder mirar cómo llueve en al interior.

La última exhibición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, permite a los visitantes caminar a través de una lluvia torrencial sin mojarse.

En un inusual paseo crea una experiencia que es parte de la MOMA “Expo one New York” con una duración de todo el verano, que explora los grandes desafíos ambientales que enfrentamos como especie y que van de la mano a los logros tecnológicos sin precedentes de nuestra generación. Por su parte, la Sala de lluvia es un entorno inmersivo que permite a los visitantes a “experimentar cómo se puede sentir  controlar la lluvia.” Al entrar en la habitación se siente como entrar en un enorme, ducha oscura, pero da un paso a la lluvia y la caída de láminas de agua desaparecen. Usted puede recorrer el espacio sin terminar todo mojado.

Diseñado por el inglés  Random Internacional, el secreto de Rain Room está en los sensores de la cámara 3D instalados en el cuarto oscuro. Aunque el artista Hannes Koch no revelará todos los detalles porque es “parte de la magia”, dice que los sensores reconocen los movimientos y detectan objetos, permitiendo que la lluvia deje de caer en lugares precisos en el que los objetos se encuentran varados o andando. Cuando los sensores se dan cuenta de que el objeto ha mudado, la lluvia regresa. Cada punto tiene un radio de un metro aproximado de sequedad, por lo que la Sala de lluvia está limitada a 10 visitantes por evento. Si la habitación se llenase, la lluvia se detiene por completo.

Los sensores no son el único truco dentro de la habitación de la lluvia. El equipo Random Internacional,  pasó tres años perfeccionando la instalación haciendo que las gotas de la lluvia torrencial caigan hacia abajo, con tanta fuerza, como sea posible. A diferencia de la lluvia natural de las nubes, las gotas de agua tienen que descender de manera uniforme, sin la lluvia no fuese directa, la exposición no funcionaría. También ayuda a que, con los ajustes de la cámara y la lluvia vertical, se crea una experiencia única fotográfica. Se estima que la Sala de Rain utiliza al menos 260 galones de agua por minuto durante la exposición

Dentro de la Sala de lluvia, el sistema de cámaras no es precisamente infalible, todavía puede correr y salir adelante de los sensores si quieres mojarte. La experiencia es impresionante, extraño y bello al mismo tiempo. Hollywood siempre ha hecho escenas  románticas besándose en la lluvia, pero en realidad, tú tendrías suerte si no inhalaras gotas de agua por la nariz. En la Sala de lluvia, las parejas pueden disfrutar de ese momento mágico sin arruinar sus trajes o tener en sus equipos de cámaras destruidas durante la captura de la experiencia.

La habitación de la lluvia en el MoMA estará trabajando desde hoy al 28 de julio. Así que está preparado. La exposición es la primera en llegar. No hay límite de tiempo, para el tiempo que  se puede pasar dentro de la habitación de la lluvia, por lo que podría tomar horas antes de que esté siquiera cerca de la puerta principal, esta es la razón por la cual la gente se arremolina en la entrada, pero, todo basta por tener unos minutos de esta experiencia que para casi todos las personas, es un sueño hecho realidad.

Den  un vistazo a este video, es realmente formidable la forma en la que la tecnología hace esto posible.

Rain Room at the Barbican, 2012 from rAndom International on Vimeo.