En un concierto de Bon Jovi, un fan levantó un cartel pidiendo al rockero que tocara “Never Say Goodbye”, para poderle proponer matrimonio a su novia.

El cartel decía: “Tengo el anillo en mi bolsillo, he traído a nuestros familiares, si tocan Never Say Goodbye entonces le pediré que se case conmigo“.

Cuando Jovi dio cuenta de este cartel, decidió cantar la canción acompañado tan solo de su guitarra. Las cámaras enfocaban directamente a los novios y así, el, puso una rodilla sobre el piso y le pidió matrimonia a su novia.

Al final Bon Jovi los felicitó y les deseó suerte.