El líder espiritual tibetano, dijo en su gira de 10 días por Australia, que su sucesor puede ser mujer, ya que ellas son capaces de ejercer liderazgo.

El potencial que tienen hacia el bienestar y la sensibilidad, son los factores que ayudaría a que fueran unas excelentes Líderes Espirituales. Recalco que el mundo necesita ayuda, ya que esta en una crisis moral de sufrimiento y desigualdad. Por eso es necesario un líder que tenga esa igualdad y compasión que se necesita.

Dijo que en su propio caso, su padre tenia mal carácter y que muchas veces llego a pegarle, pero su madre era la que tenia esa compasión y razonamiento de las situaciones.