Hoy miércoles mitad de semana para mis entrenamientos han sido cansados por la cantidad de trabajo y por el cambio de oficina, ya que me estoy mudando de la condesa a polanco.

Cada día confirmo que el hacer deporte es algo que disfruto de sobre manera y aun que me cueste mucho levantarme por todo el trabajo de abogado/creativo de todo el día, ya estando en la cancha me doy cuenta que vale la pena.






Todavía no llego a dominar el KickOff  que es lo que me falta, pero se que en un par de meses estaré logrando ese segundo y esas 10 yardas que me faltan.

Este sueño/locura/objetivo me da la motivación para seguir creyendo en mi y como dice Lorena Ochoa pensar en grande. Saber y estar convencido que si se puede conseguir el objetivo por muy difícil que parezca, eso hace llegar a la meta. Un ejemplo claro es la selección española de fútbol, que tras estar destinada siempre al fracaso, con gran trabajo y con convencimiento mental de ser los mejores, han logrado dos eurocopas y un mundial llegando a ser el mejor equipo del mundo.

Esa es la diferencia, creersela. Ya he logrado mucho y estoy a nada de estar en una prueba con un equipo, por ello solo hay que trabajar y metalizarse.