¿Marketing o coincidencia?

Me topé con un artículo excelente de Axel Marazzi y quise compartirlo con ustedes ya  que nos remonta al pasado y nos trae al  presente referente a los artistas que conocemos y que son de lo más famosos. Estos personajes a lo largo de su larga trayectoria, hicieron una pausa para pensar dos veces en mostrar su rostro al público que hoy los adora y son fieles fans de su producto.

Por supuesto comparto la idea de Axel, la cual se apega a que estas personas lo hicieron por marketing puro, un claro ejemplo es que hoy Gene Simmons integrante de la enigmática banda Kiss es uno de los reyes de la industria de la mercadotecnia con la certeza que, “Todo lo que toca lo convierte en oro.”

Muchos de estos personajes han sabido sin duda alguna, llevar sus carreras al límite y así lograr la gloria eterna. Crean un mundo ficticio alrededor de ellos, nadie los conoce, nadie cuestiona su aspecto y mejor aún, nadie es testigo del paso de los años en sus rostros, ¿Qué sucede con esto? Desde mi punto de vista, es la estrategia perfecta, siguen y seguirán vigentes, hasta que el cuerpo les diga basta.

Ya que estamos con todo el hype generado por la ardua (aunque ya apareció un radio edit) espera del nuevo single de Daft Punk, arrancamos la lista con estos dos hombres, llamados Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo, que se esconden detrás del traje de dos robots. Dos DJs enviados del futuro para haber bailar a una humanidad perdida. La historia detrás, lógicamente, es una ficción que una vez reveló  Bangalter. Según él no decidieron volverse robots sino que sucedió de casualidad. Trabajaban en el estudio con un sampler y explotó. Cuando recobraron la conciencia habían despertado así.

Si bien dan pocas entrevistas, en una oportunidad revelaron que lo hicieron porque son dos personas muy vergonzosas y, además,  querían mantener sus vidas artísticas separadas de sus vidas personales. También porque querían que todo se centrara en la música.

Detrás de los maquillajes de Kiss hay un mensaje. Cada uno de los integrantes de la banda tiene una personalidad que trataron de plasmar en sus caras. Starchild es el romántico; Demon es el cínico de humor negro; Space Ace hace referencia al amor ficcional de Ace Frehley; Catman, finalmente, fue inspirado porque Peter Criss pensaba que tenía nueve vidas por el barrio tan pesado en el que creció.

Los motivos son más simples de los que muchos creen. Al estar fuertemente influenciados por bandas teatrales como los New York Dolls o Alice Cooper decidieron pintarse la cara y, el resto, es historia.

A Damon Albarn y compañía no les bastó con ponerse una máscara o pintarse la cara, sino que quisieron ir un poco más allá y decidieron crear caricaturas con personalidades propias que interpretaran a cada uno de los integrantes de la agrupación. Gorillaz marcó un antes y un después cuando decidió tocar tras el telón mientras los dibujos aparecían en pantalla moviéndose con los instrumentos. Un verdadero espectáculo que terminó con el tiempo cuando Albarn se aburrió y decidió hacer los shows a la vieja usanza.

Detrás de Gorillaz hay toda una historia. Murdoc Nicalls, el bajista, fundador y líder de la agrupación, reclutó a 2D para que sea el cantante. ¿Cómo lo conoció a 2D? Porque trató de robar un teclado de la casa de música donde trabajaba. Después de cumplir 30 mil horas de trabajos comunitarios Murdoc secuestró a Russel para que sea el baterista de Gorillaz y, finalmente, Noodle apareció en una caja de FedEx en la puerta de la casa de la agrupación después que pusieran un aviso en la NME que anunciaba que buscaban guitarrista.

¿Por qué decidieron hacerlo? Se les ocurrió a Albarn y Jamie Hewlett mientras miraban un programa de MTV. Era un comentario en contra de las bandas virtuales o “dibujadas” que no tienen ningún contenido.

Recuerdo estar en la época en la que iba a la secundaria, ver el video de “Wait And Bleed”, y quedarme pasmado con la potencia de esta banda. La locura de ese payaso y el cantante con pelos locos atados a una máscara que tranquilamente podría haber estado en una película de terror.

La idea de las máscaras en Slipknot surgió a partir de una máscara de payaso que Shawn Crahan, uno de los integrantes de la banda, llevaba a los ensayos. Después decidieron llevar la idea un poco más allá y, por ese motivo, después integraron los trajes iguales y nombres ficticios.

¿Por qué? También es porque querían que se le diera mayor importancia a la música, aunque creo que con estos atuendos lo único que hicieron fue desviarla. Está claro que también es una movida de marketing.

Deadmau5 es uno de los DJs más famosos del mundo. Su música no solo llegó a los ámbitos clásicos de la música electrónica, sino que se volvió mainstream como pocos lo lograron. Este artista usa la clásica máscara del ratón que ya es una marca de agua en él. Joel Thomas Zimmerman decidió empezar a utilizar esta máscara cuando encontró un ratón muerto en su computadora.

Lo hace porque no le gusta que le digan DJ ya que considera que se trata de un término anticuado y que describe de mala manera la música que hace.

Y concluyendo, ¿Qué importa que al final luego de una exitosa y larga carrera, muestren sus rostros? ¡Ya son famosos y forjaron un nombre! ¿Qué pueden perder?

Información compartida del sitio “Cuchara Sónica”