Lamborghini Egoista fue presentado en el stop of the grande giro d’italia in sant’agata bolognese  impulsado por  600 caballos de fuerza de 5.2 litros del motor V10, este maravilloso auto celebra el 50 aniversario de la compañía, con un diseño de Walter da Silva, el jefe del diseñador del grupo Volkswagen.

El concepto monoplaza se caracteriza por dos aspectos fundamentales los cuales son,  la arquitectura y los materiales utilizados. La cabina está  diseñada como un traje a la  medida para el conductor, es una sección desprendible que, una vez que se combina con el resto del vehículo, crea una unidad técnica, mecánica y aerodinámica perfecta.

Este auto fue totalmente influido por el mundo de la aviación,  en concreto, fue influenciado por un helicóptero apache. La cabina puede ser expulsada en caso de emergencia ya que  “La cabina, está hecha completamente de fibra de carbono y aluminio, representa un tipo de célula de supervivencia, así que permite al conductor aislarse y protegerse de los elementos externos. Explica De Silva, “Mantuvimos un ojo en el futuro en el  diseño de Egoista, con la idea de que la cabina podría haber sido tomada de un avión e integrado en un vehículo terrestre, para proporcionar una opción de viaje diferente”.

Este bólido definitivamente conjuga un dinamismo futurista, donde las líneas son altamente agresivas en el  accionamiento hacia el extremo frontal de él, la carrocería exterior parece estar dominada en sus lados, por el perfil estilizado de un toro que se prepara para cargar sus cuernos con la cabeza abajo. La vista del plano muestra un perfil trimarán, donde el casco central forma una sección única con la cabina, defendido por la cubierta de fibra de carbono en el capó delantero.

Una característica especial en el auto es que el cuerpo está hecho de un material especial antiradar.

El one-off Egoista, utiliza luces de posición de LED que se asemejan totalmente a las de un avión.  No solo determinan su posición  en un solo plano, como en el camino, sino más bien en tres dimensiones, como se requiere en el espacio aéreo.

Los cristales del auto son antireflejo con una gradación de color naranja. las llantas también están construidas de material antiradar. Adornado con placas de fibra de carbono para mejorar su aerodinámica, Egoista es por ahora el rey de los automóviles de su categoria.

Los alerones del auto, tienen una función independiente que trabajan al ritmo del manejo que el usuario le dé a este. Dos aletas traseras se activan automáticamente a altas velocidades para aumentar la estabilidad, mientras que una serie de aparatos de aire y tomas del mismo en la parte posterior del capó del motor, proporciona el flujo de aire de refrigeración a la planta de energía de gran alcance V10.

El interior de la cabina se lleva al extremo, con un asiento individual de carreras con un cinturón de seguridad de cuatro puntos, cada tira de un color diferente, las bolsas de aire, y un mínimo de instrumentos. el punto focal de estos es un head-up display, típico de los aviones de combate.

Para salir del vehículo, el conductor debe quitar el volante y colocarlo en la salpicadera, abrir el domo con un mando electrónico, al  pie de su asiento, sentarse en un punto preciso de la carrocería de la izquierda, luego, girar sus piernas 180 grados desde el interior de la cabina al exterior del vehículo. en este punto ya  se pueden establecer sus pies hacia abajo y colocarse de pie.

El lamborghini Egoista fue presentado en la última parada de la grande de Italia en Sant’Agata Bolognese. Disfruten de las imágenes de esta maravillosa máquina.