El diseño de la muñeca más famosa de todos los tiempos, es puesta a prueba por no ser lo que parece.

¿Cuántas veces te preguntaste si podrías ser o conocer a una mujer que se parezca a una Barbie? Esto lo sabemos, es prácticamente imposible, ya que las dimensiones que guarda la polémica figurilla de Barbie, hace totalmente incoherente la idea de que una persona mida 16 pulgadas de cintura, ya que solo  cabría medio hígado y unos cuantos centímetros de intestino, esto es una locura, sin mencionar sus pies y cuello que en el primer caso son del número 3 y el segundo del doble de altura en una humana normal no permitiría sostenerlo.


En conclusión no hay mujer que no haya querido ser una Barbie hasta donde yo lo entiendo, pero, estoy segura que esta gran idea de hacer conciencia a lo errado que es creerlo, es una magnífica forma de ayuda a los tal vez millones de personas que piensen lo contrario.