El renovado Messe Basel, sala de exposiciones de Herzog & de Meuron, da la bienvenida a la marca japonesa de relojes CITIZEN con una exhibición montada que es una delicia.

El edificio abrió sus puertas a principios de 2013 y DGT fue la primera seleccionada, para este año  montar el diseño en la sala y resta saber quiénes serán los representantes de los tres años siguientes en hacer de este espacio un oasis visual, para lo que fue designada esta zona de recepción.

En la realización de Frozen time, la firma con sede en París visitó la fábrica de CITIZEN en Japón y descubrió la cantidad de personas involucradas en el montaje realizado, en el proceso de fabricación, para hacer uno de los pequeños relojes de la compañía. El momento de la inspiración llegó durante la visita y basados en la relación con la ciencia, la historia, la mecánica, la etnografía, etc. Se llegó a la conclusión de que: “el tiempo es luz y la luz es el momento “.

Este fastuoso trabajo del diseño de la sala exhibida, se compone de más de 50.000 placas suspendidas, formando una composición geométrica masiva.

Cuatro nuevos relojes se muestran en la exhibición, la cual cuenta con guías que proporcionan información a los visitantes. La iluminación se ha programado con 178 lámparas de LED regulable en el techo y 60 puntos distintos en el suelo, creando una sensación atmosférica donde las nociones de tiempo y la luz están cambiando continuamente para el deleite de los congregados.