No basta con el  IVA o ISR y demás impuestos que existen a nivel mundial. Ahora hemos escuchado de los impuestos que se pretenden cobrar en tecnología o canon a la tecnología.

En Francia se esta planeando gravar con un nuevo impuesto del 1% la venta de smartphones y tabletas para destinar la recaudación de este canon a la tecnología a promover la creación de cultura. Este canon digital impuesto en España que creyendo fuera un nuevo modelo, no funcionó en lo absoluto, además de  tratar al usuario como presunto culpable.

De cierto modo puede ayudar al desarrollo cultural y se dice que el gobierno de Francés espera de esta manera recaudar unos 86 millones de euros

Esto es definido como un plan proteccionista que promueve la creación de obras autóctonas para competir con las obras que llegan desde el exterior.

La postura es la siguiente:

los usuariosinvierten mucho más dinero en comprar el hardware que en comprar contenidos para dicho hardware. Por lo tanto, tenemos que obligar a los fabricantes a destinar parte de sus beneficios a la ayuda de los creadores mediante un canon a la tecnología.






Cada quien podrá tener su opinión, pero en mi punto de vista, si se logra un equilibrio con el impuesto y realmente se traslada a la cultura, puede ser loable. Pocas veces estos modelos logran sus objetivos, por lo que creo que hay que encontrar modelos de negocio en lugar de un canon a la tecnología.