La Ley Federal del Derecho de Autor las define en su artículo 192, como  la persona moral que, sin ánimo de lucro, se constituye bajo el amparo de esta Ley, con el objeto de proteger a autores y titulares de derechos conexos tanto nacionales como extranjeros, así como recaudar y entregar a los mismos las cantidades que por concepto de derechos de autor o derechos conexos se generen a su favor.







     

Los causahabientes de los autores y de los titulares de derechos conexos nacionales o extranjeros, residentes en México, podrán formar parte de sociedades de gestión. Las sociedades a que se refieren los párrafos anteriores deberán constituirse con la finalidad de ayuda mutua entre sus miembros y basarse en los principios de colaboración, igualdad y equidad, así como funcionar con los lineamientos que esta Ley establece y que los convierte en entidades de interés público.

Estas sociedades que para operar necesitan la aprobación del Instituto Nacional del Derecho de Autor son quienes realizan contratos de licencia en relación a las obras de los autores, lo cual de manera similar lo realizan las editoras, las cuales como mencionamos en el párrafo anterior velan por los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes, se encargan de cobrar regalías por ventas de discos y ejecución pública cuando se utilicen las canciones registradas a su favor.

Como estas cuentan con la autorización del autor para ser quien gestione el cobro de regalías, estas sociedades se dice que tendrán el poder en unos cuantos años, si es que el avance digital de la tecnología sigue igual, ya que ellas serán las únicas capaces de generar ganancias en cuestiones atorales, por lo que se refiere a la música, aunque puedan tener ciertas limitaciones en cuestión de la red, ya que la música de manera interactiva la seguirán controlando las disqueras en cierto modo.

Esto ha cambiado y seguirá cambiando gracias a una industria independiente que cada vez gana mas terreno y empiezan a controlar sus obras y son titulares de las mismas, lo que genera un nuevo modelo al cual las sociedades se tendrán que adaptar y saber como renovarse para seguir contribuyendo con una industria que es completamente diferente a la de hace 20 años.







La piratería que avanza y que realmente no preocupa por que el modelo ya es otro, y para una industria millonaria pudiera ser solo algo que esta haciendo cosquillas, ya no es un cáncer como se mencionaba antes.

Puedo llegar a afirmar de cierto modo, ya que estamos viendo el avance de la tecnología, que esta orillando a la desaparición del soporte material. Todo se generará por medio de Internet, aparatos celulares, mp3, I pods, entre otros medios que aparezcan con el tiempo. Lo cual permitirá que la única entrada de dinero será por las ventas individuales de las canciones, que lo cobraran las sociedades de gestión colectiva y editoras, generando la desaparición del fonograma y todo lo que tiene aparejado, como lo son las disqueras, las maquiladoras y los distribuidores a gran escala, solo llegándose a mantener algunos cuantos que sepan combinar su negocio con las tendencias.



Por ello hay que compartir y lograr que ese cambio ayude a todo aquel involucrado en la industria de la música y del entretenimiento. Si compartimos y repartimos habrán épocas de bonanza.

Las sociedades de gestión colectiva, son un apoyo para el artista, si es que realizan bien su trabajo, si es que logran el mayor rendimiento de las obras, tal y como mencionan sus contratos, ya que son quien cobran la ejecución pública del disco, y entregan cada tres meses al artista cierta cantidad recaudada por concepto de regalias. Son quienes promueben temas de sus autores o compositores para ser transmitidos en programas de televisión, radio internet, o formar parte de un soudtrak de alguna película.

Aqui y en todo el mundo las sociedades de gestión colectiva son asociaciones civiles sin fines de lucro formadas para gestionar el cobro de los derechos de autor o conexos de carácter patrimonial, por cuenta de varios autores y titulares de esos derechos.

Se puede decir que algo que podemos subrayar es el aparato de cobranza de la sociedad, ya que al ser tan grande logran llegar a cualquier rincón a cobrar la ejecución pública que beneficia al autor o creador.


Regalía es el porcentaje, o en ocaciones punto a pagar por parte de una compañía disquera o sociedad de gestión, estipulada previamente en un contrato. Este porcentaje acordado en un contrato puede variar, y en la mayor parte de la veces para la disquera es ventajoso, ya que se habla de un porcentaje por disco vendido despues de restarle las dedusciones, distribución, costo de maquila, grabación, promoción y todo lo que se nos pueda ocurrir. De este modo la regalia tiende a ser muy baja, se necesitaría vender millones de discos o canciones para que fuera redituable, lo cual en la actualidad es practicamente inposible, solamente en años anteriores se vendian millones de discos.

Ante esta disyuntiva y quedando el show como la verdadera fuente de ingresos, las canciones se están volviendo solo una salida al mundo musical para posicionar a un artista y generar las mayores ventas de shows posibles.






El mercado tiene que cambiar y adaptarse a las nuevas tecnologías, en el sentido de adaptarse a las nuevas opciones de la gente en almacenar y adquisición de información para su uso personal, las computadoras y la nube están ya mas a la mano, se puede almacenar muchas canciones o uno de los grandes inventos es el streaming donde ya ni siquiera tienes que almacenar, solo escuchar.

Antes no existían las formas de copiar el material que estaba hecho en vinil, pero ante la evolución tan descontrolada de la tecnología, así apareciendo el cassete, evolucionando al cassette virgen, para ser una opción de selección de temas y agruparlas en un nuevo formato, y así escuchar las canciones preferidas.

El disco era un producto de primera necesidad, ya que era vital escuchar música, y siempre la música ha ido ligada a la tecnología, y esa necesidad se ha ido transformando gracias a las empresas grandes que crean esa tecnología, por eso el mercado se debe adaptar. La tecnología es la que marcará la forma en la que música se encuentra en el mercado, transformando hasta el fenómeno de la radio tradicional.

Con lo anterior estamos viendo mas frecuentemente que el creador se convierta en el titular sin contar con terceros, por lo que con este avance y cambio sería bueno replantear con el objetivo de seguir generando negocio para ambas partes.