El sensor y el algoritmo originalmente fue desarrollado para pilotos de aviones de combate.

Los cascos comunes que hacen el trabajo del monitoreo cardiaco, suelen tener la necesidad de contar con un dispositivo que vaya del pecho al casco, el LifeBeam, desaparece esta práctica, usando características especiales, de un microprocesador ligero con algoritmo avanzado, un sensor acelerómetro, complejos sistemas de comunicación inalámbricos e incorporando un sensor para detectar la frecuencia cardiaca, que proporciona al usuario datos precisos en tiempo real de comunicación inalámbrica.

El monitoreo del casco está destinado para poderse leer en dispositivos móviles, como teléfonos inteligentes, relojes deportivos o bien dispositivos de computación. Este dispositivo ha sido diseñado para usarse en distintos ambientes y actividades extremos, se ha comprobado que sus resultados son bastantes exactos, por lo que es un dispositivo ideal para uso de atletas en cualquier actividad o rama del ciclismo.

LifeBeam espera pronto poder traer a la realidad este prometedor concepto, que es un avance bastante significativo para el deporte del ciclismo.