Esta semana que estuve haciendo la cobertura de champions para este sitio, me toco vivir la la esperanza de los aficionados al Real Madrid y Barcelona por conseguir un milagro.



En el Santiago Bernabéu la afición se volcó por el equipo blanco apoyándolo en todo minuto, fue algo impresionante. El Madrid hizo un buen partido pero le falto concretar las opciones del primer tiempo que tuvieron Cristiano, Higuaín y Ozil, las cuales hubieran hecho la diferencia poniéndolos en la final.


http://youtu.be/Qr6UX7k8FCY


Si hay algo bueno de esto es que se confirma la salida de Mou el 30 de junio sin pagar ni recibir ni un euro, tal y como me lo confirmaron en la directiva del Madrid unas semanas atrás, Florentino Pérez lo ha confirmado y con ello se perfila Carlo Ancelotti con el cual se tiene ya un acuerdo, pero su contrato con el PSG se renueva automáticamente si este equipo clasifica en los tres primeros lugares.


La decisión final la tendra el dueño del club francés, el jeque Tamim Bin Hamad Al Thani, por ello se dice que la otra opción sería Jupp Heynckes. Este entrenador alemán que cumple 68 años la próxima semana y que cuenta con experiencia en el futbol español al haber dirigido al Madrid, Athetic y Tenerife y que ha logrado ese buen toque de pelota del Bayern, que domina la Bundesliga y desintegró al Barca.

Ya veremos en estos días cual será el proyecto de Florentino para su reelección.

Por otra parte ayer que estuve en el cotejo de la otra final de la champions entre Barcelona y Bayern, quedo muy clara la superioridad del equipo Alemán. Todos esperaban el milagro pero sin D10S (Messi) en la cancha era prácticamente imposible, además de las bajas de Puyol, Mascherano, Alba y Busquets.

A diferencia de lo que se sentía en el Santiago Bernabéu, el Camp Nou era una cementerio desde el inicio del partido y que paso a ser aplastado por una demoledora llamada Bayern Munich. Los goles del partido de ida cavaron la tumba.



El Barca de los prodigios no existió, los cambios extraños de Vilanova sacando a Xavi e Iniesta descontrolaron mas al equipo azulgrana viendose desmotivados y sin confianza. Fue una pena que Messi no jugara y pudimos ver su seriedad cuando lo vi a un metro en su llegada al estadio en el autobús, cualquier esperanza de milagro pasaba por las botas del Dios Messi.

Cabe destacar el gran mosaico que vi en este evento de Champions League y  el partido de Adriano y de Dani Alves, que fueron los únicos que generaban peligro por las bandas, recuperando pelotas y dando salida.

El billete para Wembley es completamente ALEMÁN.