Se retira un grande, un gran jugador que ha sabido ser empresario y comercializar su imagen siendo uno de los deportistas mejor pagados en el mundo.

Si alguien se puede considerar como hombre marketing es David Beckham, supo explotar en su momento su matrimonio con la en ese entonces integrante del grupo Spice Girls,Victoria Addams, el 4 de julio de 1999, logró ganar más de 20 millones de dólares anuales con sus contratos con la telefónica Vodafone y Gillete. No podemos olvidar el fenómeno que aconteció al firmar con el Real Madrid, todo querían su camiseta, llegando a vender 5 millones de camisetas con su nombre.

El marketing que ha estructurado y aplicado en la explotación de su imagen ha sido perfectamente llevado por Footwork Productions que maneja los derechos del jugador. Podemos citar que en 2011 ganó 23 millones de dólares en contratos con marcas, de los cuales Beckham se embolsó 20 millones.

Aquí varios ejemplos de su marketing en comerciales:

Beckham ganó la Liga de Campeones, la gran orejona, logro obtener seis títulos de la Premier League y dos Copas de Inglaterra con el Manchester United y una Liga con el Real Madrid. Es primer jugador inglés en ganar títulos en cuatro países diferentes, capitán de su selección en 58 ocasiones.

Milito en grandes equipos como el Real Madrid, Milan y Manchester United.

El mediocampista de 38 años de edad ha conseguido mucho en el futbol, ganó 115 partidos internacionales

Hizo su debut en Gran Bretaña contra Moldavia en 1996 y fue capitán del equipo desde 2000 hasta 2006. Su última aparición con la selección británica fue en la victoria de 3-0 sobre Bielorrusia en 2009.

“Siento que ahora es el momento adecuado para terminar mi carrera, jugando al más alto nivel”, dijo el excapitán de la selección inglesa y actual jugador del Paris Saint Germain.



“Quiero dar las gracias a todos mis compañeros de equipo y a los técnicos a los que tuve el placer de aprenderles. También quiero dar las gracias a los fans que me han apoyado y me han dado la fuerza para triunfar”.




En enero, tras jugar cinco años en el Galaxy de Los Ángeles, el inglés firmó un contrato de cinco meses con el Paris Saint Germain, cuyas ganancias, dijo en ese entonces, donaría a la caridad.

Su última aparición será contra Lorient el 26 de mayo, por lo que el mundo de futbol estará pendiente de este partido.