Ya tenemos canciones, nombre del artista o grupo y nos preguntamos que debe pasar. Es difícil seguir adelante, sin embargo, cuando estás todavía conectado con el pasado, o no estas seguro de la carretera (o ambos). Esto, para muchos en la industria de la música, es precisamente donde se encuentran: aferrarse a hábitos pasados de moda, no porque trabajan (no lo hacen), sino porque en ocasiones no estamos claros sobre la forma de avanzar.


Los modelos anteriores nos enseñaron como se hacen muchas cosas, ahora es el momento del cambio, y como lo hemos comentado algunas veces, siempre todo cambio es bueno aun que se vea complicado. Solo hay que intentarlo.











Aquí hay un puñado de pensamientos que podríamos aplicar, no significan necesariamente que deben ser tomados como doctrina, sino más bien para darle un poco de inspiración con respecto a cómo podría cambiar algunos hábitos. Estos son las cinco recomendaciones:

1. Aplicar el método Lean Startup

Aplicación del pensamiento Lean Startup al negocio de la música es más importante que nunca. No sé en lo que la música tendrá éxito, si no lo haces bien, ni tampoco ninguno de los llamados A & R leyendas. El único que sabe lo que quiere el mercado es el mercado. Por lo tanto, conseguir algo por ahí, medir, filtrar, repetir y modificar. El negocio de la música se presta a un producto viable mínimo mejor que cualquier negocio que se me ocurre. Aplicar un método que funcione, ser creativos y generar nuevas vías. No los métodos establecidos pueden funcionar para un proyecto en particular, por ello es necesario crear uno diferente basado en algunos ya probados, pero siempre con estrategia.

2. El Mejor Intermediario

En todas las empresas debe haber un comprador y un vendedor interesado. Los vendedores tienden a obtener sus materiales de un tercero (sea que la persona que entrega los granos a un restaurante, el tipo que vende el constructor su madera, el que vende computadoras, etc.) El negocio de la música no acaba de funcionar de esta manera. Los “proveedores” en el negocio de la música son los artistas. Estos artistas tienen sus propios deseos que van mucho más allá de lo que los precios que pueden obtener de alguna etiqueta. Esta es la razón por la relación artista / etiqueta es casi siempre negativa. Los artistas pueden no “sólo” ser el proveedor de bienes o servicios para algún revendedor (etiquetas). Tampoco funciona si los artistas son los proveedores de bienes a cualquier otro tipo de distribuidor, por ejemplo Spotify, utilizar canciones de artistas para los clientes que utilizan sus servicios. Los únicos compradores de sus productos que los artistas deben preocuparse son sus fans. El trabajo en complacerlos.

3. No te preocupes

En lo mucho (o poco) que están pagando por los servicios de streaming. Mientras que debes entender cómo funciona el copyright o los derechos de autor, y por qué y lo que debe recibir en dinero cuando se utilizan sus canciones, estar demasiado preocupado por si está o no está recibiendo una cantidad de dinero por cada canción. Ninguna cantidad cada vez se suma a nada material para la gran mayoría de los artistas. En su lugar, utilizar estos servicios para todos es un valor agregado. El preocuparse por generar dinero es innecesario, solo hay que estar en esta plataformas con buenas canciones, intentar dar la mayor promoción posible vía web para que estos canales con ese empuje solos realicen su trabajo.

4. Desplazar la carga de la Promoción

La meta de todos sus esfuerzos de marketing consiste en desplazar la carga de la promoción del artista a sus fans. Hasta que lo haga esto nunca va a lograr ningún éxito real. Hay un número limitado de personas a las que puede llegar al exclamar en la parte superior de sus pulmones que su música es genial. Hay un número infinito de personas que se pueden convertir en su música por sus amigos diciéndoles que es genial. Centrarse en la creación de arquitecturas de participación, en el que está alentando y permitiendo a sus seguidores a decir a sus amigos acerca de su música es lo ideal. Generar ese gusto por la música para que se comparta y sea exponencial.

5. Piense en lo que no te deja

Comprende que si su música no está teniendo éxito a un ritmo que cree que debería, significa una de dos cosas: a. Su música no es notable, o b. Usted no está consiguiendo en frente de las personas que están predispuestos a gustar. En el centro de la palabra “notable” es otra palabra: “observación”. Su música debe hacer que la gente hable en él, sino que debe hablar de ello-esto difundir la palabra (ver # 4 arriba). Sin embargo, aunque es notable, si lo pones en frente de personas que no tienen predisposición a gustar, que no se propague. Debe, por lo tanto, asegúrate de que tu música es genial (si no es así, seguir trabajando en ello), y asegúrate de que estas poniendo en frente de las personas adecuadas, analizar el target al que se va. Cuando se hacen ambas cosas, el mundo se abre. Si sólo uno de los dos lo hace, no pasará nada. No hay excepciones a esta regla.

Este es un negocio de canciones y ahora en el mundo digital si no existe un buen tema dirigido a quien lo debe escuchar es poco probable que pase algo. Antes el fenómeno de la repetición ayudaba bastante, ahora ayuda pero el presente y futuro es la descarga basada en recomendación.