El miedo a quedar en el abandono, leyendo en la mirada de un perro, lo que nos dice sin hablar.

“Una vez fui en un coche cuando era muy joven. Yo no sé cuándo ni dónde ni por cuánto tiempo, posiblemente a la edad de cuatro años pasó, tal vez fuera de un supermercado, probablemente estuve allí  por sólo quince minutos,” dice Usborne, “Los detalles no importan. El punto es que me preguntaba si alguien iba a volver. El miedo que sentía era fuerte: en la edad de un niño cuenta que es posible estar solo para siempre.”

Esto es lo que Usborne tuvo en mente cuando fotografió a estos perros en una serie de imágenes fabulosas en la cual, recrea el miedo de su infancia  a quedar desamparado recluido en el interior de un automóvil.

Con sede en Londres Martin Usborne siempre correlaciona a los seres humanos con los animales y su proyecto llamado “The silence of dogs in cars” es un claro ejemplo de lo que sucede en estas  situaciones, se trate de humanos o animales, de alguna manera nos invade el pesar hasta llegar a veces al miedo de quedar completamente solos ante un suceso que ignoramos y por ende aterra, así que Usborne retrata con su trabajo las expresiones de los perros que a menudo sus dueños dejan dentro de los autos, haciendo que estos muestren en sus rostros distintas manifestaciones que provocan.