Si de realidad aumentada se trata, Fujitsu táctil es el gadget combinando operaciones analógicas y dispositivos digitales.

Esta vez los Laboratorios  Fujitsu traen a la realidad una interfaz de usuario de próxima generación, que permite detectar con precisión el dedo de los usuarios y lo que está tocando, creando un sistema interactivo con pantalla táctil.

Estamos hablando que es una interacción completa del mundo virtual con el real, porque puedes manipular capas, como si estas fuesen hojas de papel real e intercambiarlas tal como lo haces con una libreta u archivo de verdad. El sistema no usa ningún tipo de hardware especial, solo es un dispositivo con una cámara web de baja resolución de (320 x 180), lo que provoca que el gadget genere una imagen borrosa pero, el sistema calcula las posiciones 3D de alta precisión, mediante la compensación a través de procesamiento de imágenes y el complemento perfecto es sin duda un proyector, así tienes acceso a los objetos virtuales con solo tocarlos.

Utilizando esta tecnología, la información se puede importar como datos de un documento, mediante la selección con el dedo. El sistema requiere de una tecnología para el reconocimiento de las yemas de los dedos de alta precisión, porque el dispositivo debe detectar a la perfección la altura de la yema del dedo y en qué posición se ubica.

La tecnología de Fujitsu mide la forma de los objetos del mundo real, y ajusta automáticamente los sistemas de coordenadas de la cámara, distancia del proyector, y lo  maneja perfecto para interactuar con mundo real. De esta manera, se puede coordinar la pantalla con tocar, no sólo para superficies planas como mesas y papel, sino también para las superficies curvas de  objetos, tales como libros. Incluye una tecnología de control del color o el brillo para estar de acuerdo con las necesidades del usuario.

Si el experimento fuese un éxito, se eliminaría la necesidad imperante de obtener costoso equipos para transformar un documento de papel a digital.

Hoy en día se ha expandido el uso de las interfaces para poder optimizar el trabajo y así evitar el uso de elementos físicos, otro gran salto de la tecnología de nuestros días.