Antes de la muerte de Steve Jobs, él tenía planes para el  futuro brillante de  Apple, con un costo de $ 5 mil millones de dólares.

Dentro de los planes que Steve Jobs tenía para Apple, uno de los más ambiciosos fue el que anunció en su última aparición pública. Él se encontraba ante el Consejo Municipal de Cupertino el día 7 de junio de 20011, para presentar los ambiciosos planes para un nuevo campus corporativo de Apple (AAPL).

Habló de un gigante corporativo que era una sede destinada para dar entrada a más de 12,000 empleados en un único edificio, circular, que Jobs expresaba se asemeja a una nave espacial dijo. Explicó que se trata de una edificación de cuatro pisos y su circunferencia consta de una medida de 2,8 millones de pies cuadrados, construído en un terreno de 176 acres que albergaría  a la magnífica edificación.

Dijo Jobs, “Tenemos una oportunidad para construir el mejor edificio de oficinas del mundo y realmente creo que los estudiantes vendrían de todas las partes del mundo para verlo”

Desgraciadamente Jobs murió cuatro meses antes de que los planes finales se pudieran presentar a los planificadores de la ciudad de Cupertino pero, ya habían dejado claro que este corporativo resultaría extremadamente caro y aún así se habla de que Apple podría añadir 6,000 árboles que lograría esconder casi todas calles y plazas con estacionamientos subterráneos, que apoyará a las 176 acres de construcción en términos de ecología.

El complejo que una vez  fue el sueño de jobs, destacó que el edificio se haría con un diseño poco convencional que incluye, cafeterías, paredes en forma curva así como los cristales que son las paredes de vidrio cóncavo hechas en Alemania, que se elevan a 40 pies de del suelo al techo “No hay una pieza recta de vidrio en todo el edificio  y como sabes si construyes edificaciones de esta envergadura y concepto esta no es la forma más barata de construir” dijo Jobs.

La pregunta queda en el aire, ¿Qué podemos esperar?