El artista Keng Lye usa una técnica muy similar a la pintora japonesa Riusuke Fukahori, que ya había dado muestra de su trabajo poco antes que Lye, aunque en este caso, el artista Keng ha dado un toque muy distinto y evolucionó con la técnica.

La sede actual de Keng Lye es en Singapur y ha creado un trabajo impresionante que hace un mashup entre la pintura y la escultura, tomando imágenes de la vida cotidiana aunado a la  fauna marina desde la perspectiva de Lye.

El artista ha ido más allá de lo  que comúnmente conocemos, inició su primera serie en 2012, donde todas sus ilustraciones eran planas. Lye llena cuencos con agua  de varios materiales como loza, metal, etc. Pinta de forma que alterna varias capas de pintura acrílica y resina, para así lograr dar la dimensión deseada, poco a poco el realce de la escultura sale a la superficie, teniendo como resultado, figuras en 3D que parecen ¡Saltar del cuenco! y que han logrado engañar al más ducho ojo que las mira, porque parecen fotografías de seres vivos reales.

Un claro ejemplo es la pieza, Please don’t eat me! que al parecer es la meca de las creaciones del artista, se trata de un enorme pulpo en un cuenco, como aguardando a ser comido con unos palillos que están recargados en la orilla del cuenco, Lye que ha tenido mucho éxito con esta creación, explica:

“Esta es una fotografía de una pieza de arte de acrílico sobre resina.”

“Esto fue parte de mi experiencia en este medio, después de probar la aplicación de pintura acrílica de frente a la resina, he decidido incorporar un elemento más, en este caso se trataba de un pedazo de piedra. La idea aquí era dar a la obra de arte un efecto aún más 3D por lo tanto se puede ver desde cualquier ángulo, eso es todo este experimento se trata.”

“Lo siento si he engañado a  muchos pensando que fue pintado completamente en una superficie plana sin embargo, todavía es alcanzable mediante el uso de la forma tradicional, que es la pintura en varias capas de resina.”

“Para la tortuga, he usado una cáscara de huevo de la concha de tortuga y pintura acrílica para el resto de los acabados.”

No cabe la menor duda que el perfecto trabajo de Keng Lye es impactante desde todos los ángulos, la forma tan sutil que tiene de animar las líneas que provoca  percivirlo como real, hacen del arte de Lye un candidato ejemplar para mostrar. Les dejo con las fantásticas imágenes.