Después de todo lo que se especuló en torno al uso no autorizado del tema musical “Hoy ten miedo de mí” interpretado por Thalía en su nuevo disco, cuyo autor es Fernando Delgadillo. Se sentaron abogados y funcionarios de la disquera Sony Music,  acordando pagar a Delgadillo una compensación a cambio de que no proceda ningún cargo por daños y perjuicios, por el uso no autorizado del tema mencionado.

Esto fue una negociación que nunca llego a demanda como se había afirmado en algunos medios. Al día de hoy se tuvo que asumir el error cometido por el responsable de la salida comercial del tema en un una producción musical.





Es un error que no debe suceder por que en algunos casos no se llega a ningún arreglo y procede el pleito de los derechos correspondientes o el pago de daños y perjuicios llegando en ocasiones hasta el tema penal, ya que se convierte en piratería por no contar con autorización expresa del titular.

El compositor e intérprete de somos novios Armando Manzanero, quien dirige los destinos de la SACM (Sociedad de autores y compositores de México) orientó al Delgadillo cuando el pasado 8 de marzo se presentó a la Sociedad de gestión como la define la ley, a preguntar cómo pagaban las regalías, porque él no pertenece a ninguna editorial ni sociedad que le lleve el cobro de regalías. Lo que debe de atender ya que existen ciertos derechos como la ejecución pública (que explicaremos mas adelante) que generan ciertas ganancias que debería de cobrar.








Delgadillo comento después del problema suscitado:

“Yo digo enséñenme dónde demandé, porque andan diciendo eso, porque causan un problema secundario, me siguen muchas personas que empiezan a escribirme de Thalía o a la gente de Thalía y a ella, también la siguen muchas personas que empiezan a escribir de mí, entonces arman un problema y chisme que nos ponen en un conflicto gratis”.

Acepta que le gustó la versión que hizo la cantante de su tema y espera más adelante reunirse con Thalía para ofrecerle más temas, siendo una respuesta muy inteligente, con ello se genera más cultura por que se mueven sus obras y puede generar más negocio en el futuro, colaborando con Thalía.

Por ello como siempre lo comento, siendo abogado, no me gusta pelear, siempre es mejor construir y negociar, ya que genera mejores resultados. Esta situación es un ejemplo de la filosofía de construcción provocada por las buenas intenciones de Delgadillo.