Así como un estadio de base ball necesita que se cante el play ball, así como necesita su riego para manternerlo vivo. La familia olímpica mexicana necesita de sus atletas que la han cubierto de gloria, el día de hoy se convierte en leyenda nuestra primer medallista de oro olímpico, hoy esos estadios y recintos la extrañarán.

El día de ayer y todo el día de hoy hemos recibido la noticia de la muerte de Soraya Jiménez, quien nos hizo vibrar al combertirse en medallista de Oro en halterofilia en Sydney 2000.  Soraya como le decíamos todos, murió hoy a causa de un infarto en el corazón.

El cuerpo de Soraya Jiménez fue encontrado inmóvil en su departamento en la Ciudad de México, lo cual paraliza a toda la comunidad deportiva mundial y principalmente de México.

Mucho se habló de que en ciertos momentos consumió algunas sustancias prohibidas y dopaje, pero no podemos negar que fue una  mujer que logro darle una medalla de oro a México, llegando a ser la primer mujer mexicana en lograr dicho reconocimiento.

Se dice que ya había sufrido de otros cinco infartos, de lo cual le costo recuperarse, además de haber sido sometida a 14 operaciones en la pierna izquierda teniendo articulaciones de una mujer de edad avanzada y sin un pulmón era complicada su salud.

La última aparición pública que tuvo fue en el funeral de Noé Hernández, quien murió en enero pasado.