Una librería que permite a los usuarios del metro leer sus libros desde su iPhone.

Yo conduzco todo el tiempo y aveces cuando voy en el tráfico completamente detenido de la ciudad de México, doy un vistazo a los rededores y me doy cuenta, de la gente que va en el transporte público leyendo u observando su móvil, quitada de la pena, sin que tengan que preocuparse por quién va a pasar primero o por cuidarse de que la persona que conduce la camioneta, que luce apenas su cabeza por encima del tablero, por su falta de visibilidad, les de un golpe en el auto, honestamente en ocasiones, las envidio. Me encantaría tener la posibilidad de tomar un libro y leerlo mientras pernocto en el tráfico o mejor aún, tener una posibilidad de elegir libros lo bastante amplia en mi bolso, como si se tratase de elegir qué película ver en mi Iphone. 

En este momento hay alguien a quien ya se le ocurrió esta magnifica idea y se convirtió en la Biblioteca Underground. Esta es una muestra más que el compartir, ¡Apremia! Estoy segura que el trabajo de los estudiantes del Miami Ad School, lo agradecerán los aburridos que desearían poder tener un viaje largo, pero placentero a sus lugares de arribo. En esta escuela se cocinó la idea de encontrar un proyecto que fuese muy creativo para la New York Public Library. ¿Cómo lo lograron? Directores de arte Keri Tan,  Pilwat Max y el redactor Ferdi Rodríguez, se unieron para captar la audiencia cautiva de la Gran Manzana, usando tecnología Straphangers. Para crear esta biblioteca virtual fue necesario quebrarse la cabeza ya que “no hay WiFi en el subterráneo, pero por medio del sistema Near-Field Comunication (NFC) que se encuentra en muchos de los nuevos smartphones, fue posible.  NFC es una red inalámbrica, que utiliza campos de radiofrecuencia electromagnética, para transferir datos entre dos dispositivos portátiles a unos centímetros de distancia. 

Los pasajeros tendrán la facilidad de descargar las primeras 10 páginas del libro que escogieron de forma gratuita, de un cartel que simula un estante de libros y se encuentra pegado en una de las paredes del vagón del metro, simplemente pasando su móvil por el frente del libro de su elección. En caso de que el lector se encuentre satisfecho con el inicio de la lectura, se puede dirigir a la biblioteca más cercana a adquirir el libro en su versión favorita, papel o DVD, porque al salir de metro, los lectores reciben un mapa en su teléfono móvil que indica las sucursales que les acomodé de mejor forma. Luego de leer el libro prestado, pueden ser devueltos en cualquier biblioteca que desee, lo que significa que no tiene que regresarlo al mismo lugar de donde lo pidió. 

Tan dice: “Y todavía hay un subconjunto de la comunidad de Nueva York que prefieren tomar prestado de la biblioteca en lugar de pagar por ello. Esto incluye a los estudiantes de todas las edades que prefieren no pagar por sus libros de texto o para los lectores prolíficos que puedan terminar un libro bastante rápido” La campaña es solo un concepto, pero sería magnífico que se hiciera realidad no sólo en los Estados Unidos, sino que de igual forma en el mundo. En  nuestro país hay aún bibliotecas en las que “Te prestan los libros” y esa es una actitud ganadora no solo de un país, sino también incluye a la gente honesta que realmente tiene hambre de aprender. 

The Underground Library from Keri Tan on Vimeo.