Ed Fairburn es el artista, pintor, escritorzuelo, creador y pensador de esta obra que fusiona la geografía humana con la terrestre.  Un día de aburrimiento durante unas vacaciones escolares pegó un sello postal sobre una rebanada de pan tostado y lo convirtió en una postal. Desde entonces, ha utilizado sistemáticamente el sistema postal como un espacio de “galería alternativa” para su propia versión de “arte electrónico” (mail art).

Con la misma inspiración y locura, en su última encarnación, su obra polimorfa ha encontrado refugio en una serie de mapas. Curiosamente, Fairburn sigue favoreciendo a la clase que es fácil de plegar.  Un Fairburn que es totalmente experimental jugando con todo tipo de superficies y mashups creativos. Una de sus superficies favoritas es usar aceite sobre madera pero son sin duda los mapas, su placer trabajar. Un trabajo que está conectado y todo lo que hace se refiere a otra cosa que ha hecho.

A pesar de su locura, es un talentoso ilustrador que convierte los mapas de ciudades en lienzos, para plasmar su increíble serie de retratos de tinta y lápiz. Antes de elaborar cada retrato, Fairburn estudia tanto los atributos físicos del terreno, como características de la forma humana, en busca de oportunidades para sincronizar ambos y encontrar similitudes entre los patrones.  Fairburn se describe a sí mismo como un artista electrónico en su cuenta de twitter y en definitiva tienes que apreciar su inusual arte.