En la psicología deportiva como lo hemos venido platicando existen ciertos puntos a considerar, ahora es el turno del control de presiones que en momentos dominan las mentes y los cuerpos de los deportistas.

Lo primero que de debe analizar son presiones internas que habitan en su mente, cual es el tema que mayormente les afecta y los tiene intranquilos, observando si esa presión es ser externa o interna, para con ello aplicar de forma inmediata una corrección, por medio de la motivación, la concentración y la confianza.

De esa forma lograr que los efectos negativos no se produzcan y dañen el rendimiento físico, la concentración y de toma de decisiones mermando inevitablemente su rendimiento.

Por ello el control es un mecanismo preventivo y correctivo adoptado por el deportista que permite la anticipación a la detección y corrección de pensamientos negativos con el fin de mantener un su nivel físico al máximo, sin importar lo que sucede alrededor.

Un ejemplo de esto fue el buen primer tiempo que tuvo la selección mexicana de futbol el día de ayer en San Pedro Sula Honduras, que sin importar el alrededor y las presiones generadas durante la semana, se plantaron en el campo para concretar las oportunidades de gol que tuvieron y ejecutadas a la perfección por el Chicharito.








Este control de presiones fue manejado a la perfección por la selección mexicana lo que paso fue la pérdida de la concentración en el segundo tiempo, aunado a una estrategia de juego defensiva que provoco que Honduras remontara.

Ahora es vital conseguir los puntos que restan en esta eliminatoria mundialista, logrando mantener la confianza, motivación, control de las presiones que vendrán por estos dos empates conseguidos y que la prensa, además de los aficionados empezarán a comentar de forma negativa y presionaran por resultados.

Habra que contrarrestar y manejar esas presiones en las mentes de cada seleccionado nacional.